¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los migrantes no son números, son personas: el Papa se lo dice a México, y al mundo

© jgullo
Comparte

Mensaje del Papa Francisco

En el marco de la celebración del segundo Coloquio Santa Sede – México sobre la Migración Internacional, promovido por la Secretaría para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado y la Embajada de México ante la Santa Sede, el Papa Francisco se hizo presente con un mensaje dirigido a México, principal país expulsor de migrantes en América Latina; a América Central y, desde luego, a Estados Unidos, país que concentra el mayor número de migrantes del mundo.

Con el telón de fondo la crisis migratoria de la frontera entre México y Estados Unidos, así como el drama de los migrantes africanos en el Mediterráneo y de los sirios en diversos países de Europa, el Papa Francisco hizo un llamado específicamente a México a “fortalecer y renovar nuestros vínculos de colaboración y entendimiento para seguir trabajando conjuntamente en favor de los necesitados y descartados de nuestra sociedad”.

Hay que recordar que cada año México es país de paso de 400.000 migrantes, la mayor parte centroamericanos, de camino a Estados Unidos. Uno de cada cuatro migrantes (y una de cada tres mujeres) sufre algún tipo de vejación durante su tránsito en el país.

“En el momento actual, cuando la comunidad internacional está comprometida en dos procesos que conducirán a la adopción de dos pactos globales, uno sobre refugiados y otro sobre la migración segura, ordenada y regular, me gustaría animarles en su tarea y en su esfuerzo para que la responsabilidad de la gestión global y compartida de la migración internacional encuentre su punto de fuerza en los valores de la justicia, la solidaridad y la compasión”, dice el Papa en su mensaje.

En el marco del 25º aniversario de la reanudación de relaciones diplomáticas entre El Vaticano y México, el pontífice argentino pidió “un cambio de mentalidad: pasar de considerar al otro como una amenaza a nuestra comodidad a valorarlo como alguien que con su experiencia de vida y sus valores puede aportar mucho y contribuir a la riqueza de nuestra sociedad”. El Papa ha insistido en que ese “cambio de mentalidad” estriba en encontrar al otro, acogerlo, conocerlo y reconocerlo como otro ser humano, con la misma dignidad de todos los hijos de Dios.

Más adelante, Francisco abundó en una idea que ha sido constante en su pontificado: que el fenómeno migratorio actual, mismo que afecta a unas 250 millones de personas en todo el mundo, exige una respuesta multilateral de cooperación, puesto que “supera las posibilidades y los medios de muchos estados”.

Para redondear su idea, el Papa ha dicho que la cooperación internacional “es importante en todas las etapas de la migración, desde el país de origen hasta el destino, como también facilitando el regreso y los tránsitos. En cada uno de estos pasos, el migrante es vulnerable, se siente solo y aislado. Tomar conciencia de esto es de importancia capital si se quiere dar una respuesta concreta y digna a este desafío humanitario”.

En el párrafo central de su mensaje a los participantes del Segundo Coloquio Santa Sede-México, el pontífice indicó que el tema migratorio no pone en juego “solo números, sino personas”. Personas que tienen una historia singular, una cultura, sentimientos, anhelos, esperanzas; personas que necesitan una “protección continua”, independientemente del status migratorio que tengan.

“Sus derechos fundamentales y su dignidad deben ser protegidos y defendidos. Una atención especial hay que reservar a los migrantes niños, a sus familias, a los que son víctimas de las redes del tráfico de seres humanos y a aquellos que son desplazados a causa de conflictos, desastres naturales y de persecución. Todos ellos esperan que tengamos el valor de destruir el muro de esa ‘complicidad cómoda y muda’ que agrava su situación de desamparo, y pongamos en ellos nuestra atención, nuestra compasión y dedicación”.

Hay que recordar dos acciones que están implícitas en el mensaje del Papa. La primera, la construcción del muro de 3.128 kilómetros en la frontera entre México y Estados Unidos, que promueve la administración federal de Estados Unidos que encabeza Donald Trump, y la política de “tolerancia cero” anunciada por el Fiscal General de Estados Unidos, Jeff Sessions, para separar a los menores de sus familias y con ello disuadir a los centroamericanos de intentar cruzar la frontera.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.