¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

A vueltas con los restos del Venerable Fulton J. Sheen

FULTON J SHEEN
Comparte

Los restos mortales de una de las más grandes voces estadounidenses de la predicación católica, el prolijo y televisivo arzobispo Fulton J. Sheen (1895-1979), simplemente no logran descansar en paz

El pasado ocho de junio, una Corte de Nueva York dictaminó que los restos de Sheen podrían ser trasladados a Peoria — lugar de donde era originario—y abandonar la cripta donde permanecían, en la catedral de San Patricio, en Manhattan, lugar donde fue sepultado luego de su muerte ocurrida el 9 de diciembre de 1979.

El fallo a favor de Joan Sheen Cunningham, sobrina del arzobispo Sheen, determinó que sus restos deberían devolverse a la diócesis de Peoria, la diócesis de origen de quien guiara una de los programas con mayor audiencia en la historia de le televisión de Estados Unidos, en la década de los cincuenta del siglo pasado *Life Is Worth Living* (*La vida vale la pena vivirla*).

La diócesis de Peoria ha reaccionado con “gran alegría” ante esta decisión de la juez Arlene Bluth y espera que el proceso de beatificación de Fulton J. Sheen “comience inmediatamente”. Dicho proceso se había empantanado por la querella interpuesta por la arquidiócesis de Nueva York de que sus restos deberían estar en San Patricio, toda vez que Sheen fue obispo auxiliar de esa jurisdicción desde 1951 hasta 1966.

El obispo de Peoria, Daniel R. Jenky, dijo que esperaba que la arquidiócesis de Nueva York, que apeló el fallo original de Bluth a favor de Cunningham a fines de 2016, ahora “cese su resistencia legal”. Pidió a todos que recen “por un renovado espíritu de cooperación” para hacer avanzar la causa de la santidad del arzobispo Sheen.

La segunda es la vencida

La causa de Sheen se inauguró en 2002. En junio de 2012, el Papa Benedicto XVI reconoció oficialmente, a través de un decreto de la Congregación para las Causas de los Santos, que había vivido una vida de “virtudes heroicas”, por lo que fue considerado Venerable.

Los funcionarios de la arquidiócesis de Nueva York dijeron el once de junio que “revisarán cuidadosamente esta decisión” con sus abogados y determinarán “qué próximos pasos podrían darse”. En 2016, Cunningham, que es el pariente vivo más antiguo del arzobispo Sheen, presentó una petición ante los tribunales de Nueva York solicitando que trasladaran su cuerpo a la catedral de Peoria.

La Diócesis de Peoria señaló que “esta es la segunda vez que el Tribunal Superior de Nueva York dictamina a favor de la petición de Joan Sheen Cunningham. Anteriormente, el Tribunal de Apelaciones de Nueva York remitió el caso al Tribunal Superior para una audiencia probatoria y emisión de un nuevo fallo “.

Devolver los restos del prelado a Peoria “será el próximo paso para completar la beatificación del ‘Venerable’ arzobispo Sheen, incluida una ceremonia de beatificación en Peoria, Illinois”, dijo el comunicado de prensa de la diócesis.

En septiembre de 2015, su causa fue suspendida indefinidamente, cuando la arquidiócesis de Nueva York denegó una solicitud del obispo Jenky, presidente de la Fundación Arzobispo Sheen, para trasladar el cuerpo del arzobispo a Peoria. En junio de 2016, Cunningham presentó su petición sobre la transferencia de sus restos a la diócesis de Illinois.

Con información de CNS

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.