¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Una vida al estilo Laudato si’

VOLUNTEERS
Syda Productions | Shutterstock
Comparte

El futuro de nuestra casa común está en nuestras manos

Una vida Laudato Sí, como todo en la vida, es una cuestión de compromiso. En este caso de compromiso con nosotros mismos y con los demás. De compromiso con nuestra casa común. De compromiso con Dios.

Puede parecer abrumador en un primer momento. ¿Realmente cada uno de nosotros somos responsables de dejar nuestro planeta habitable a la humanidad que nos sucederá? 

Efectivamente. Tú, yo, nosotros, ellos… Cada uno puede hacer, en la medida de sus posibilidades, pequeños cambios de vida que supondrán una gran transformación en el cuidado de la tierra que habitamos, vivas en un país desarrollado o en desarrollo . 

Aquellos que tenemos hijos, cuando pensamos en su futuro, queremos que sean felices. No nos planteamos que tengan que vivir una guerra o que les falte agua, alimento o aire. Pero, ¿qué le está pasando a nuestra casa? ¿qué hemos hecho con nuestro aire, con nuestros océanos, cómo hemos generado el cambio climático?

AFP PHOTO / SAJJAD HUSSAIN

Las decisiones erróneas durante muchos años (el consumo desmesurado de combustibles fósiles, de aerosoles, de fertilizantes; el aumento de la ganadería para alimentar a una población creciente; la ingente cantidad de residuos generados por un afán consumista y una vida rápida, de usar y tirar) nos han llevado al punto en el que estamos.

Estamos en un momento crucial donde debemos abrir los ojos para determinar nuestra actitud ante el estado de nuestro planeta y poner en marcha una ecología integral.  Es hora de poner freno a un cambio climático que es indiscutible y para el que existe un acuerdo global, el Acuerdo de París, que, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, nos invita a pensar en un mundo diferente.

Como señala el papa Francisco en su encíclica Laudato si’ sobre el cuidado de la casa común, “toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo”.

Una sociedad, una vida al “estilo Laudato si’” implica pues un cambio de paradigma desde la política hasta las personas. Implica que la política deje de estar al servicio de intereses exclusivamente económicos. Una política impregnada de humanidad, de conciencia, de sensatez, de misericordia, de humildad, de respeto a los demás y de cuidado de nuestra casa común.

La defensa de nuestro planeta es la defensa del ser humano, de la seguridad alimentaria, de la biodiversidad.

VEGETABLES HARVEST
Viki2win I Shutterstock

Debemos entre todos abordar el reto que supone una vida al estilo Laudato si’, enfrentando cada problema, según las peculiaridades de cada territorio. Debemos practicar la teoría de que muchos pequeños cambios generan una transformación real en el sentido deseado. 

Todo ello implica una transformación en la manera de vivir que exige entender:

Nos debemos a las generaciones pasadas y estamos obligados a trabajar para respetar la Creación y garantizar una casa común habitable para las generaciones futuras.

Para ello cada uno de nosotros debemos plantearnos qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan. Cada uno, en silencio, desde la honestidad, deberá responder a esta pregunta mediante sus actos diarios.

¿Cómo?

  • Minimizando al máximo los productos que consumimos.
  • Utilizando solo los materiales que realmente necesitamos (ropa, alimentos, tecnología, etc)
  • Optimizando el consumo de agua
  • Disfrutando de una alimentación saludable basada en la Dieta Mediterránea con alto contenido en legumbres que tanto bien hacen a nuestra salud y a nuestros suelos
  • Disminuyendo el uso de combustibles fósiles y sustituyéndolos por energías renovables
  • Caminando más o utilizando la bicicleta o el transporte público siempre que sea posible.
  • Comprando productos locales para reducir nuestra huella de carbono global.

Una vida Laudato Sí, como todo en la vida, es una cuestión de compromiso. En este caso de compromiso con nosotros mismos y con los demás. De compromiso con nuestra casa común. De compromiso con Dios.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.