¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un vistazo a las casas de la infancia de 13 santos queridos

ANNA KATHARINA EMMERICK'S HOUSE
Comparte

Aquí empezaron las vidas de estas personas extraordinarias

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

A menudo se dice que nuestros años de infancia son cruciales para determinar quiénes seremos en el futuro. No es solo la influencia de las personas en nuestra vida, sino también nuestro entorno el que desempeña una función enorme. Si echamos un vistazo a los hogares de la infancia de estos santos, podemos intentar imaginar su estilo de vida diario… ¿Hacía el Padre Pío su propia cama? (¡Eso pensamos!) ¿Se asomaba a su balcón el joven Karol Wojtyła e imaginaba cómo podía servir a Dios? (¡Es probable!).

Desde la querida santa Teresa de Lisieux hasta la adolescente santa moderna Chiara Badano, verás que algunos venían de viviendas más humildes, mientras que otros nacieron en una vida de privilegio que rechazaron o utilizaron para servir a Dios.

Haz clic en Galería de imágenes para tener una impresión de cómo fue la infancia de estas extraordinarias personas.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.