Aleteia

La iglesia inconclusa que pudo ser la más grande de las misiones jesuíticas

TAVARANGUE
Shutterstock-Jan Jerman
Comparte

Un recorrido por el pueblo de Jesús de Tavarangüé, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ubicada en el departamento paraguayo de Itapúa, en una zona propicia para la agricultura, el comercio y los servicios, se encuentra la misión jesuítica guaraní de Tavarangüé, uno de los tantos pueblos fundados por los jesuitas en América Latina en el Siglo XVII.

Pero esta misión –fundada en el río Monday por el jesuita Gerónimo Delfín y trasladada tres veces por la amenaza de los brasileños-  tiene una gran particularidad, pues se trata de una obra inconclusa o inacabada debido a la expulsión de los jesuitas en el año 1767. Es ahí donde también se destaca la presencia de una iglesia que por las mismas circunstancias no pudo ser finalizada.

Este maravilloso legado arquitectónico, que pretendía imitar a la iglesia de Loyola en Italia, podría haber sido quizás la más grande de la época si los jesuitas hubieran permanecido.

“La reducción de Jesús es particular en su diseño, como así también la que revela claramente en sus detalles el estilo hispánico, en sus bellas portadas del frente y de las sacristías, ello porque los tres arquitectos que la idearon fueron españoles”, señala el sitio Ruta Jesuítica.

Con el correr de los años este lugar se ha convertido en zona de atractivo turístico inmerso dentro de la famosa Ruta Jesuítica en Paraguay.  Desde el año 1993 las ruinas de esta misión fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco)

¿Quieres hacer un tour virtual? Haz click aquí

A continuación una galería de imágenes para que puedas deleitarte con este lugar.

 

La Ruta jesuítica es “única”

“Es un privilegio y un honor estar en este sitio tan importante, y de parte de la Organización Mundial de Turismo queremos apoyar y apostar mucho porque es un producto único y muy exclusivo”, expresó el secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, quien en el mes de abril estuvo recorriendo las Misiones Jesuíticas Guaraníes de Jesús de Tavarangué y Trinidad del Paraná, reproduce la Secretaría Nacional de Turismo de Paraguay (Senatur).

En ese sentido, el secretario de este organismo internacional de turismo manifestó que las Misiones Jesuíticas le darán a Paraguay “mucho conocimiento a nivel mundial” y que se está trabajando en proyectos “multidestino” para darle mayor visibilidad a esta ruta que además recorre otros países de la región como Argentina, Brasil, Uruguay y Bolivia.

“Hemos fijado fuertes compromisos con los ministros de Turismo del continente que estuvieron en el país, y sobre todo nos marcamos el desafío de trabajar por una América Latina más unida para mayor integración y para mostrarnos a mercados más lejanos”, expresó.

Por otro lado, Pololikashvili aseguró que la “Ruta Multidestino” va a llegar al mundo entero –recuerda Senatur- porque “los jesuitas son una de las comunidades religiosas más poderosas y de mayor presencia del planeta”.

“Solamente ahí ya tenemos millones de personas que pueden ser nuestros clientes y no se olviden de un dato, el papa Francisco es jesuita”, sentenció.

Con información en base a Senatur y Ruta Jesuítica 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.