Aleteia

La iglesia de madera más antigua del mundo está en Inglaterra

Wikimedia
Comparte

La iglesia de Greensted lleva en pie casi 1200 años y quizá sea el edificio de madera más antiguo de Europa.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En la pequeña aldea de Greensted-juxta-Ongar en Essex, Inglaterra, encontramos la iglesia de San Andrés en Greensted, la iglesia de madera más antigua del mundo.

La iglesia original guarda similitudes con el estilo medieval nórdico de stavkirke, iglesias de construcción adintelada con armazón de madera con gruesos troncos (stav, de ahí su nombre), que estuvieron muy extendidas en la época. La mayoría de las iglesias de este tipo que se conservan están en Noruega. Además de la iglesia de Greensted, se conservan otras dos iglesias stavkirke fuera de Noruega: una en Suecia y otra que fue trasladada de Noruega a Polonia.

La nave original, compuesta por 51 tablones de roble, sigue intacta y data de 1060 aproximadamente, según el historiador de la iglesia. A lo largo de los siglos, sajones, normandos, tudores y victorianos han restaurado y añadido elementos a la iglesia (ahora anglicana), que todavía celebra servicios semanales hoy día.

Los indicios arqueológicos apuntan a que ya había una iglesia en el lugar desde finales del siglo VI o principios del VII, poco después de que el misionero san Cedd se dispusiera a convertir a los sajones al cristianismo.

Abre la galería de imágenes de abajo para disfrutar de unas fotografías de la iglesia de Greensted.

Los turistas, un flujo lento pero constante de visitantes de Greensted, acuden a ver el antiguo edificio, que quizás sea también el edificio de madera más antiguo de cualquier tipo en toda Europa. El lugar tiene también importancia histórica: se dice que el cuerpo de san Edmundo, rey de Anglia Oriental, que fue martirizado en el 869, reposó allí durante una noche antes de llegar a su lugar de descanso final en la ciudad de Bury St. Edmunds.

Es de particular interés la “ventana para leprosos”, una apertura realizada en la pared de la iglesia que permitía a los leprosos presenciar la misa y recibir la bendición del sacerdote al tiempo que evitaba que los enfermos se mezclaran con la comunidad.

La gran lápida en el cementerio de la iglesia marca el lugar de sepultura de un cruzado anónimo del siglo XII, de quien se dice fue arquero.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.