Aleteia

El mensaje del obispo que conoce a “Guacho”, el hombre de los secuestros en Ecuador

ECUADOR
conferenciaepiscopal.ec
Comparte

Monseñor Eugenio Arellano y un pedido especial para el líder del grupo responsable de los secuestros en la frontera entre Ecuador y Colombia

En una de las horas más críticas que le ha tocado vivir a Ecuador en los últimos tiempos, en momentos en que el presidente Lenín Moreno informaba de la muerte de tres integrantes del equipo periodístico de El Comercio a manos de las disidencias de las FARC, otro anuncio también generó sorpresa.

En el medio de la rueda de prensa, y con palabras entrecortadas, Lenín Moreno se tomó un respiro para agradecer públicamente, aunque sin nombrarlo, a un representante de la Iglesia de Ecuador que se había ofrecido como mediador con alias “Guacho”, líder del grupo disidente de las FARC –el Frente Oliver Sinisterra-  que se ha mencionado como responsable de los secuestros y la muerte de los periodistas.

“Un distinguido y alta autoridad de la Iglesia estaba yendo al sito porque manifestó que había conocido durante su niñez y juventud a este tipo denominado el “Guacho” y estaba yendo con autorización y con el pedido del gobierno ecuatoriano para actuar como mediador. Quiero  agradecerle por el acto de humanismo, de solidaridad y un acto de valentía también”, señaló Lenín Moreno durante la difícil rueda de prensa.

Con el correr de las horas se confirmó que se trataba de monseñor Eugenio Arellano, nada más ni nada menos que el presidente de la Conferencia Episcopal de Ecuador.  Efectivamente, este obispo de origen español ha desempeñado su tarea pastoral como misionero en Esmeraldas, zona fronteriza entre Ecuador y Colombia, además de terreno fértil de la exguerrilla de las FARC (a la que pertenecía Guacho).

Su recorrido y “callejeo” por lugares como el cantón San Lorenzo, lugar donde hace unos meses se produjeron atentados con explosivos, formaban parte del diario vivir de un cura, ahora obispo y presidente de la CEC.

Gracias a su contacto con curas y misioneros de la zona, que conocen de primera mano la historia de guerrilleros, narcotraficantes y habitantes locales, Arellano también ha podido contactarse de alguna manera con el dolor, drama, violencia -y también sufrimiento- de “Guacho” desde niño y joven.

“[Lo conocí] en Limones. Yo llevo cuarenta y tantos años en San Lorenzo, en Ecuador. Él era un niño más, corriente y normal que vivía con su mamá y con un padrastro pescador. Era una familia normal y corriente”, expresó a Blu Radio en una entrevista reciente.

Si bien Arellano señaló qué no sabe cómo ingresó a filas de las FARC, expresó que cuando lo conoció “era como todos los niños de los ambientes costeros: niños alegres que ayudan en la casa, que juegan al fútbol”.

A la hora de encontrar alguna explicación al accionar actual de Guacho, Arellano señaló: “quizás le embriagó el poder y la capacidad de dinero”.

El viaje de Arellano a la zona se vio suspendido tras la confirmación de la muerte de los periodistas. Pero en las últimas horas trascendió un nuevo mensaje que le dio, a través de una entrevista con un medio local, al propio “Guacho”.  Fue ahí donde, sin vueltas, Arellano le pide a este exguerrillero de origen ecuatoriano que “se entregue” a las autoridades y que se esforzaría para que tenga “un juicio justo”.

 

 

En estos momentos “Guacho”, de nombre Walter Patricio Artízala Vernaza, es el hombre más buscado de Ecuador y Colombia. En ambos países se han ofrecido suculentas recompensas para dar con su paradero (tan solo Ecuador ofrece 100.000 dólares y Colombia otros tantos).

¿La voz de este cura que conoce su historia llegará al corazón de este joven cuyo accionar tiene en vilo a la región?

Dos nuevos secuestrados

Este martes se informó del secuestro de dos nuevas personas, un hombre y una mujer con ciudadanía ecuatoriana  -identificados como Óscar Villacís y Katty Velasco- en la zona fronteriza y una vez más se difundió un video como prueba de vida. La voz de los familiares, en medio de una crisis fronteriza que ha derivado en el desplazamiento de varias familias ecuatorianos en la zona, también se hizo sentir y han pedido a través de los medios locales como Ecuavisa «que no se los deje morir» como a los periodistas.

 

 

Mientras el nuevo caso es motivo de reuniones de las autoridades para alcanzar una solución, la Iglesia de Colombia también se ofreció como mediadora. Lo hizo a través de monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social.

 

 

“Expresamos nuestra cercanía, acompañamiento y solidaridad al pueblo de Ecuador”, añadió.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.