Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Rick Moranis abandonó Hollywood al enviudar para ser “papá a tiempo completo”

MORANIS
Comparte
Comenta

Estaba en la cima de su carrera, con éxitos como "Ghostbusters", pero el cáncer de su esposa hizo que cambiara sus planes.

Es uno de los grandes actores de comedia de Hollywood y sus actuaciones en las películas de los años 80 siguen siendo memorables: “Ghostbusters” (1984), “La pequeña tienda de los horrores” (1986), “Spaceballs” (1987), “Cariño, he encogido a los niños” (1989)…

Columbia Pictures

Rick Moranis hizo una carrera sólida y a la vez fulgurante en poco tiempo. Cada estreno en las salas de cine era un éxito de taquilla: cientos de millones de dólares se consiguieron gracias, en gran parte, a sus interpretaciones desternillantes.

Columbia Pictures

En 1986 conoció a Ann Belsky, una diseñadora de vestuario. Él tenía 33 años y ella 30. Se casaron y tuvieron dos hijos.

La fama de Rick iba creciendo pero a su esposa le detectaron un cáncer de mama y falleció en 1991.

Rick entonces se encontró ante un dilema: su carrera profesional de éxito pero absorbente o el cuidado y la educación de sus hijos. Y decidió que sus hijos iban a ser lo primero, de modo que no tuvo problemas en optar por ser un “papá a tiempo completo”.

“A la gente le pasan cosas cada día y van cambiando y reajustando sus vidas en función de eso. Yo soy padre soltero y no podía con todo“, aseguraba Moranis a una revista cuando se supo que había rechazado el papel protagonista de varias comedias.

Oficialmente no está retirado, pero la realidad es que ha aparecido en contadísimas ocasiones, como es el caso de “Los Picapiedra” en 1996.

Ha editado dos álbumes de canciones de comedia y ha puesto su voz a unos pocos anuncios de radio. Eso es todo como artista.

Su objetivo es “que mis hijos sintieran desde el primer día que tenían un hogar, que al llegar a casa encontraran música, luces y un agradable olor que salía de la cocina“. “Siempre he querido que nuestra casa fuera un hogar, un lugar agradable donde quedarse”. Y lo ha logrado.

“Ahora aplico la creatividad a mi casa y a mis hijos”

“¿Echa de menos ser creativo?”, le preguntaron recientemente. “En absoluto”, dijo. “Yo no he cambiado, así que mi creatividad la aplico a mi casa y a mis hijos. Lo único que he hecho ha sido cambiar el foco de interés”.

 

 

Rick Moranis sigue viudo y ahora, cuando ya sus hijos ya han alcanzado la mayoría de edad, no parece que esté interesado en volver a los escenarios (cosa que el público le agradecería enormemente). Sí, en cambio, despliega su magnetismo en ayudar a los demás: una noche, el año pasado, ofreció un show (y era la primera vez que lo hacía en décadas) en un concierto benéfico a favor del sobrino de un amigo, que es paralítico.

No me arrepiento de las decisiones que he tomado respecto a mi  familia”, ha manifestado. “Mi vida es maravillosa”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.