¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: El mundo está hoy “esquizofrénico”, ¿saben por qué?

Por ThaiPrayBoy/Shutterstock
Comparte

Homilía hoy en casa Santa Marta

En la homilía de hoy en Casa Santa Marta, Papa Francisco puso tres ejemplos de libertad: el fariseo Gamaliel, los apóstoles Pedro y Juan, y Jesús mismo. “Y yo – preguntó – ¿soy libre o soy esclavo de mis ambiciones, de las riquezas, de la moda?”. La verdadera libertad es dar espacio a Dios en la vida y seguirlo con alegría en el sufrimiento.

La liturgia nos propone tres ejemplos de libertad: y nosotros ¿somos libres de pensar con mente fría y de dar espacio a Dios en nuestra vida, como Gamaliel? ¿Somos libres de seguir a Jesús con alegría también en el sufrimiento como Pedro y Juan? ¿Somos libres de las pasiones, de las ambiciones, de la moda? ¿O somos como el mundo que es un poco “esquizofrénico”: grita “¡libertad!” pero es cada vez más esclavo? Son las preguntas con las que el Papa Francisco concluye la homilía de la Misa en la capilla de Casa Santa Marta.

La libertad de la que hablamos en este tiempo pascual, explica el Papa, es la libertad de los hijos, que nos ha devuelto Jesús con su obra redentora. La primera persona libre sobre la que hace reflexionar la liturgia es Gamaliel, el doctor de la ley fariseo que, en los Hechos de los Apóstoles, convence al sanedrín de que libere a Pedro y Juan, en la cárcel por curar a un paralítico. Gamaliel, dice Francisco, es un “hombre libre, piensa con mente fría, les hace razonar”, les convence de que “el tiempo haga su trabajo”.

El hombre libre no tiene miedo del tiempo: deja hacer a Dios. Da espacio, para que Dios actúe en el tiempo. El hombre libre es paciente. Y este era un judío – no era un cristiano, no había reconocido a Jesús salvador – pero era un hombre libre. Emite su pensamiento, lo ofrece a otros y es aceptado. La libertad no es impaciente.

También Pilato pensaba bien, con mente fría, prosigue Francisco, y se dio cuenta de que Jesús era inocente. “Pero no pudo resolver el problema, porque no era libre, estaba apegado a la promoción”, “le faltaba el valor de la libertad porque era esclavo de hacer carrera, de la ambición, de su éxito”.

El segundo ejemplo de libertad son Pedro y Juan, “que curaron al paralítico, y ahora estaban ante el sanedrín”. El sanedrín al final les libera, pero les hace azotar, aunque eran inocentes. Castigados injustamente. Castigados injustamente, recuerda el Papa, “se fueron del sanedrín contentos de haber sido juzgados dignos de sufrir ultrajes por el nombre de Jesús”.

“Esta es la alegría de imitar a Jesús – comenta el Pontífice – Es otra libertad: más grande, más amplia, más cristiana”. Pedro podía ir a donde el juez y denunciar al sanedrín y pedir una indemnización. Y en cambio estaba contento. como Juan, “porque habían sufrido en nombre de Jesús”. Quizás recordaban las palabras de Jesús: “Bienaventurados ustedes cuando les insulten, les persigan por mi causa”.

“Eran libres en el sufrimiento, por seguir a Jesús”, explica Francisco. Es la actitud cristiana: “Señor, tu me has dado tanto, has sufrido tanto por mi. ¿Qué puedo hacer por ti? Toma, Señor, mi vida, mi mente, mi corazón, todo es tuyo”.

Esta es la libertad de un enamorado de Jesucristo. Sellado por el Espíritu Santo, con la fe en Jesucristo. Tu hiciste esto por mi, yo hago esto por ti. También hoy hay tantos, en la cárcel, cristianos, torturados, que tienen esta libertad: de confesar a Jesucristo.

El tercer ejemplo es Jesús mismo, que hace el milagro de la multiplicación de los panes. Al final la gente está entusiasmada y Jesús se da cuenta de que “venían a tomarle para hacerle rey”. Así que se retira de nuevo al monte. “Se alejó del triunfalismo. No se dejó engañar por este triunfalismo – comenta el Papa – Era libre”.

Como en el desierto, cuando rechaza las tentaciones de satanás “porque era libre, y su libertad era seguir la voluntad del Padre”. “Y acabará en a cruz. Es el ejemplo de libertad más grande: Jesús”. Que siguió la voluntad del Padre para curar nuestra filiación.

Pensemos hoy en mi libertad, nuestra libertad. Tres ejemplos – Gamaliel; Pedro y Juan; y Jesús mismo – ¿mi libertad es cristiana? ¿Soy libre? ¿O soy esclavo de mis pasiones, de mis ambiciones, de tantas cosas, de las riquezas, de la moda? Parece una broma, pero ¡cuánta gente esclava de la moda! (…) Pensemos en nuestra libertad, en este mundo que es un poco “esquizofrénico”, ¿no? Grita: “¡Libertad, libertad, libertad!”, pero es más esclavo, esclavo, esclavo. Pensemos en esta libertad que Dios, en Jesús, nos da.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.