¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

En Japón fueron esterilizadas 16.000 mujeres sin su consentimiento

JAPAN, WOMAN, UMBRELLA
Shutterstock
Comparte

Historia del plan eugenésico puesto en marcha en 1948 (y cancelado solo en 1996): el drama de las víctimas y la paradoja de un país en grave crisis demográfica

“Queremos luchar por construir una sociedad donde también las personas con discapacidad puedan vivir felices” (Reuters), no es una cita de un libro de historia, sino un grito que recogen los diarios mundiales en los últimos meses que, con tiempos de reacción diversos, han informado sobre la dramática situación que ha protagonizado Japón: por primera vez en la historia de este país, una mujer denunció al Estado por haberla esterilizado sin su consentimiento.

No se conoce su nombre, se sabe que tiene unos sesenta años y que fue sometida a una ligadura de trompas cuando tenía 15, por una supuesta deficiencia mental.

“Me administraron un anestésico y no recuerdo nada más. Cuando me desperté estaba en la cama y vi un lavabo; quería beber pero me dijeron que no estaba permitido”, cuenta la mujer al Guardian. Solo mucho tiempo después descubrió la trágica verdad sobre la intervención sufrida: la esterilización se motivó por la sospecha de retraso mental que la familia de la víctima – por otro lado – rechaza y atribuye a un error de la anestesia en una operación de la infancia.

Otra mujer ha salido a la luz pública tras descubrir un drama similar del que se dio cuenta ya de adulta. Permanece anónima, pero grita “me han robado la vida“, porque su deseo de casarse no pudo llevarse a cabo; frente a su esterilidad, cuyo origen violento ignoraba, toda hipótesis de matrimonio se venía abajo. Eran los años 70, y “la mentalidad común era casarse y tener hijos” (The Guardian).

No son sólo ellas dos, se cree que a cerca 16.000 mujeres les tocó la misma suerte trágica; pero el número de víctimas de ambos sexos y de todas las edades es mayor: entre 1948 y 1996 fueron esterilizadas unas 25.000 personas, los más pequeños tenían solo 9 años.

¿Por qué estas dos fechas? Partamos de la más actual y hagamos un poco de historia.

El plan eugenésico japonés, de la posguerra a 1996

Solo en 1996 el gobierno japonés abolió definitivamente la ley de protección eugenésica, en vigor desde 1948.

Apenas terminó la segunda guerra mundial, hubo una toma de postura por parte de ciertas voces políticas sobre la urgencia de “mejorar la calidad de la nación”. Se aprobó un decreto cuyo prólogo dice: “El objetivo de esta ley es impedir el nacimiento de descendientes imperfectos desde el punto de vista de la protección eugenésica y al mismo tiempo proteger la vida y la salud de la madre“.

Tal directiva gubernamental debía ser aplicada, con o sin el consentimiento de los interesados, a personas mentalmente retrasadas o enfermas, y sobre los portadores de enfermedades hereditarias.

En 1972 se levantaron muchas protestas contra el gobierno cuando propuso una enmienda a la ley eugenésica para permitir el aborto de los fetos con diagnóstico de enfermedad. Los abogados que defendían los derechos de los discapacitados compararon esta legislación con el plan de esterilización nazi, y esto sirvió para manchar el término “eugenesia” a los ojos de la opinión pública. Y con todo, se calcula que los abortos forzados fueron unos 60.000.

En 1984 un escándalo ligado a la muerte de dos pacientes en el hospital psiquiátrico de Tochigi hizo que otras naciones empezaran a preguntarse sobre ciertas prácticas curativas del estado japonés. Y en la penúltima década del siglo XX, los casos de esterilización, así como los de muertes de personas discapacitadas, empezaron a disminuir.

En 1996 la ley sobre el plan eugenésico fue suprimida y en su lugar se aprobó otra sobre la salud materna en la que se lee: “Las decisiones sobre la reproducción deben tomarse basándose en las libres intenciones de las personas implicadas”. Se llega a esta obviedad desde un abismo de inhumanidad.

La intervención de la ONU y la paradoja actual

Muchas veces, las Naciones Unidas intervinieron para pedir cuentas a Japón de sus leyes eugenésicas y para cerrar un capítulo tan oscuro de la historia de este país. Un decreto oficial de la ONU de 2016 recomienda al gobierno nipón que “ofrezca medidas específicas para proveer a los cuidados y a la asistencia legal de las víctimas de esterilización forzada, y ofrecerles una indemnización y servicios de rehabilitación”.

El gobierno respondió que el plan eugenésico era “un procedimiento legítimo” y que “la indemnización sería difícil”.

Desde 2017 hasta hoy, las voces de las víctimas han empezado a oírse en los tribunales, primero a través de las asociaciones defensoras de los derechos humanos y después personalmente; llegamos así al punto inicial: el pasado enero, por primera vez, una mujer esterilizada sin su consentimiento ha denunciado al gobierno, pidiendo una indemnización de 11 millones de yen (unos 85.000 dólares).

Como observa el sitio Asianews, este recorrido histórico contrasta paradójicamente con la actual crisis demográfica de Japón:

“El envejecimiento de la población, junto a la baja tasa de natalidad, entre las peores del mundo, es en estos momentos el problema más urgente del país, que corre el riesgo de que colapse su sistema de pensiones y del bienestar.

El gobierno intenta contenerlo con políticas para el incremento de los nacimientos, pero es difícil prever que estos esfuerzos traigan resultados significativos a corto plazo. Se multiplican, por parte de las autoridades, llamamientos a la procreación. Japón, antes tierra de eugenesia, abortos y esterilizaciones forzadas, ve hoy su destino vinculado a la tutela y a la promoción de la vida”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo