¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Fuiste bloqueado o eliminado de sus redes sociales?

SOCIAL
Blurryme - Shutterstock
Comparte

No lo tomes como algo personal. Si algo en esta vida no te agrada quítale el único poder que tiene sobre ti: tu atención

Recuerdo hace más de una década cuando comenzaba a estar en furor esto de las redes sociales, especialmente Facebook. De pronto, todos éramos amigos de todos, hasta de aquellos que en su momento nos hicieron la vida miserable en el cole.

De hecho, siento que en gran medida este tipo de modas ha sido la causante de que las palabras “amigo y amistad” hayan perdido algo de valor. ¡Llamamos amigo a cualquier persona! Y lo peor de todo es que hasta le damos control de nuestras emociones y estado de ánimo por medio de una pantalla, en este caso de las redes.

Y es que, siendo honestos, si estamos pasando por una etapa de desequilibro emocional y nos damos cuenta de que alguien nos ha eliminado de su cuenta uno se siente mal. Si uno no es lo suficientemente maduro para entender este comportamiento, ese detalle nos puede afectar mucho.

Comenzamos a cuestionarnos ‘¿qué he hecho?’, ‘¿le caigo mal?’

Nos podemos llegar a enfurecer e incluso acabar por bloquearle o al verle por la calle, voltearle la cara.

Así es. Este tipo de reacciones que parecen de adolescente pero suceden más de lo que nos imaginamos a todas las edades.

Ahora bien, la reacción es diferente la persona procura no tomarse las cosas de forma tan personal al comprender que cada uno es producto de sus heridas emocionales y de su historia.

La psicoterapeuta Irene Rocha plantea su punto de vista al respecto: “Recuerda que cuando alguien tiene una herida y se auto eliminan de ti muestra que no puede maneja su nivel de dolor, equivalente al miedo (frustración, coraje, envidia, proyección, celos). Le dan un tinte de realidad a lo virtual. Lo bueno de esto es que tú puedes estar tranquilo. Esas personas que se auto anulan o auto bloquean son personas que no están dispuestas a “lidiar con su dolor” pensando que eliminando o bloqueando van a resolverlo. Lo extraño es que después no soportan estar con la duda y buscarán por otros medios o cuentas para saber de ti. Eso es el arte de auto torturarse. Eliminar o bloquear es equivalente a meter mi desorden debajo de la cama… No lo corrijo, pero sé que ahí está y tengo que afrontarlo y arreglarlo yo mismo.”

Definitivamente, si algo en esta vida no te agrada quítale el único poder que tiene sobre ti: tu atención. Hay que entender que tanto tú como todos tenemos todo el derecho en nuestras redes de aceptar a todos aquellos que nos sumen o les aportemos o bien, de eliminar a quienes nos resten.

Personalmente, mis redes las uso para compartir mi trabajo y poder ayudar a otros, por lo que acepto a “casi” todos. Sin embargo, aunque no las utilice como un medio de vida social me he visto en la necesidad de dar de baja y bloquear a muchas personas que me quitan la paz.

Es decir, personas con actitudes tóxicas, groseras, altaneras, soberbias o que comparten cosas que van en contra de mis valores. Como ellos son muy libres de compartir lo que quieran -para eso son sus redes- soy yo la que me quito del camino para no ensuciar ni mis ojos ni mi corazón con cosas que le pueden hacer daño a mi interior.

No es juicio ni porque me sienta más o mejor que ellos, simplemente es una medida de prudencia para cuidar mi alma. Tú puedes hacer lo mismo sin necesidad de sentirte culpable.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo