¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Encuentros sexuales y orgías de 40 sacerdotes y seminaristas. Pongamos claridad

Comparte

Un informe en manos del arzobispo de Nápoles tiene pruebas del escándalo. Pero el problema de fondo sigue siendo cómo se afronta el discernimiento vocacional

Un informe con fechas, fotos y mensajes de un chat ha sido entregado a la diócesis de Nápoles (Italia). Los documentos estarían vinculados a una serie de encuentros sexuales – también con intercambio de dinero – que implican a sacerdotes y seminaristas. Las relaciones serían casi todas de naturaleza gay.

La archidiócesis de Nápoles ha puesto en marcha una comprobación de los hechos, que podría suponer la toma de medidas contra algunas de las personas implicadas (Corriere del Mezzogiorno, 1 marzo).

“Desde que soy cura ortodoxo ¿sabes cuántos curas católicos me buscan?”. “Ven duerme en mi cama. El Papa Benedicto dice que el huésped es Cristo”. Son sólo algunas muestras de las capturas de pantalla contenidas en el informe sobre, entregado a la curia por el gigoló Francesco Mangiacapra.

De Messenger a Telegram

Conversaciones inequívocas en las que se advierte una práctica muy difundida de encuentros y de intercambios de imágenes eróticas, en los diferentes chats: WhatsApp, Messenger, Telegram y en las app para citas gay como Grindr. En los mensajes se habla abiertamente de otros numerosos religiosos, además de los 40 identificados (34 sacerdotes y 6 seminaristas) en el informe de Mangiacapra.

El escándalo, por tanto, podría ser mucho mayor. El informe de 1300 páginas contiene nombres, apellidos, teléfonos, contactos, hechos y sobre todo, pruebas (Immediato.net, 5 marzo).

Aleteia ha podido consultar el contenido de los chat de whatsapp del informe y, efectivamente, la tasa de perversión es elocuente. Sobre todo para los sacerdotes. Hablar de prácticas sexuales de una forma tan descarnada es signo de una conducta pésima, además de la ruptura del celibato. Y esto, más allá de las tendencias sexuales, sean gays o heterosexuales.

Las diócesis investigan

Mientras el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles, anuncia que el informe será remitido al Vaticano, muchas de las diócesis implicadas, que se localizan en todas las regiones del centro sur del país: desde Roma a Salerno, desde Lagonegro a Andria, desde Cosenza a Catania, han empezado a tomar medidas.

Entre ellas, la diócesis de Cosenza ha puesto en marcha un centro de escucha que recogerá todos los días, de las 9.30 a las 12.00, denuncias de presuntos abusos de sacerdotes, pero que deberán ser “firmadas o atestiguadas personalmente, y que se entregarán al arzobispo para las actuaciones oportunas, canónicas o disciplinarias. No se admitirán ni considerarán las denuncias o cartas anónimas, cuya identidad no sea comprobable o de dudosa procedencia” (Qui Cosenza, 4 marzo).

Lo que es cierto es que hay muy poco de vocación tras estos comportamientos de sacerdotes y seminaristas. Y es justo que las investigaciones, tanto a nivel local como a nivel del Vaticano, arrojen luz sobre este caso, que amenaza con echar mucho fango sobre una iglesia ya herida por los abusos y por varios escándalos sexuales.

Como ha dicho el cardenal Sepe: “No solo estoy preocupado, estoy indignado. Por culpa de algunos se amenaza con pintar el rostro de la Iglesia como sucio para todos” (Corriere del Mezzogiorno, 26 febrero).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.