¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La poeta que emociona con versos de “instrucciones” a sus 3 hijos

BLESA
Comparte

Magdalena Sánchez Blesa graba con su voz los valores que quiere transmitir a los pequeños "para que el mundo vaya un poquito mejor".

Quien crea que el perfil de poeta contemporánea es el de una mujer que heredó un gran patrimonio familiar y puede aislarse del mundo para contemplar las musarañas, ha de toparse con Magdalena Sánchez Blesa.

Esta mujer ha roto el saque de muchos con “Instrucciones a mis hijos”, un poema que es todo un programa de vida para los más pequeños de su familia, a lo que se suma su condición de licenciada en Filología Hispánica, cocinera y propietaria del restaurante Nuevo Paraje de Moriana (en Alhama de Murcia).

Además, ha sido productora de una película nada convencional sobre las aventuras de una familia acosada por un desahucio, en la que también participó como actriz.

Y para remate, desde junio de 2017 Magdalena lucha contra un cáncer de mama. Dos meses antes, como voluntaria recitaba unos versos a personas afectadas por la enfermedad sin imaginar que pronto estaría “en el patio de butacas”.

Ella se define “por encima de todo madre y, en segundo lugar, poeta”, como subraya en una reciente entrevista en la televisión de su comarca murciana. 

Ha publicado ya cuatro libros de poesía y a nadie pasa desapercibida la insólita personalidad de esta mujer, que es luchadora y trata de escribir ahora para sus hijos todo aquello que les ha ido enseñando también en el día a día: los valores.

Sin operaciones de marketing y con mucho coraje, ahí está ese poema que ha crecido hasta los cientos de miles de personas interesadas en él. Lo ha grabado para Youtube y su Facebook en varias ocasiones, una de ellas con sus tres hijos en voz en off y otra con su hija a dúo. Pertenece al cuarto libro, “Manual para mis hijos”.

 

 

Sus mensajes son abiertamente positivos. Es una madre que habla desde el cariño e infunde coraje, con frases como “sed palanca y rueda”; “prestad vuestra vida, regaladla entera”; “aunque fuese a gatas, llegad a la meta”. Les recuerda lo importante que es la alegría, el espíritu de servicio, el valor, la familia, la comprensión, la paz…

Lo hace, según ha explicado la autora muchas veces, “para que el mundo vaya un poquito mejor”.

La letra de “Instrucciones a mis hijos” es como sigue:

 

Jamás un conato de daros la vuelta

Jamás una huida, por muchos que sean

Jamás ningún miedo, y si acaso os diera,

Jamás os lo noten, que no se den cuenta

Jamás un “me rindo”, si no tenéis fuerzas

Aunque fuese a gatas, llegad a la meta

Que nadie os acuse… ¡miradme a la cara!

Que nadie os acuse de dejar a medias un sueño imposible…

(Si es que los hubiera)

Yo no los conozco,

Y mira que llevo yo sueños a cuestas

Jamás, y os lo digo como una sentencia, ¡miradme a la cara!

Jamás en la vida paséis por el lado de cualquier persona sin una sonrisa

No hay nadie en el mundo que no la merezca

Hacedle la vida más fácil, ¡miradme!

A cada ser vivo que habite la tierra

Jamás se os olvide que en el mundo hay guerra

Por pasar de largo sin gloria ni pena delante de un hombre

Y no preguntarnos qué sueño le inquieta

Qué historia le empuja,

Qué pena lo envuelve,

Qué miedo le para,

Qué madre lo tuvo,

Qué abrazo le falta,

Qué rabia le ronda,

Qué envidia lo apresa…

Jamás, y los digo faltándome fuerzas,

Si el mundo se para,

Os quedéis sentados viendo la manera de que otro lo empuje

Remangaos el alma,

Sed palanca y rueda,

Tirad de la vida vuestra y de quien sea,

Que os falte camino,

Perded la pelea contra los enanos

No sed los primeros,

Que os ganen los hombres que no tienen piernas

No sabedlo todo,

Dejad que contesten los que menos sepan

Las manos bien grandes,

Las puertas abiertas,

Anchos los abrazos, fuera las fronteras

Hablad un idioma claro, que se entienda

Si estrecháis la mano, hacedlo con fuerza

Mirando a los ojos,

Dejando una huella

Prestad vuestra vida,

Regaladla entera

Que a nadie le falte ni una gota de ella

¡Cantad!

Que cantando la vida es más bella

Y jamás, os hablo desde donde nazca

El último soplo de vida que tenga,

Jamás una huida,

Por muchos que sean…

 

En televisión, Magdalena Sánchez Blesa mantuvo una entrevista el pasado mes de diciembre en las que aborda estas mismas ideas y se extiende sobre la enfermedad y sobre cómo afronta la vida:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.