Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 16 abril |
Santa Bernardita Soubirous
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué sentido tiene esta tensión en la que vivo?

MATURE

Dmytro Zinkevychs - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/02/18

Cuando no sufro tensiones eso quiere decir que estoy apagado o vivo de espaldas al mundo al que sirvo

Vivir entre tensiones es lo más habitual. La tensión que sufro al tener que optar por relacionarme con los otros o quedarme solo. La lucha por hacer el bien y luego ver el mal que hago. La distancia tensa entre mis sueños y mis realidades. El deseo fugaz de tocar las estrellas y la dureza de la tierra que piso.

La tensión entre lo que me propongo y lo que al final consigo hacer. Entre la fe que me hace creer en una vida nueva y la vida de siempre que vuelvo a tocar. La exigencia de los que me rodean y piden más. Y la exigencia que yo mismo me pongo.

El cansancio que sufro al no poder estar a la altura. El deseo que tengo de darlo todo y mi afán por conservarlo todo. La tensión entre un deseo infinito que habita dentro del alma. Y ese mundo finito que abrazo y amo.

La tensión entre la carne en la que vivo y el espíritu en el que deseo vivir. El mundo de mis ideas y el de mis logros tangibles. La tensión entre lo que busco y lo que luego encuentro. Entre el mal y el bien. Entre el mañana y el pasado.

Las tensiones a veces parecen romperme por dentro. Me parten. Me exigen. Pueden llegar a paralizarme. Deseo a veces lo más grande. Y al mismo tiempo sueño con lo más pequeño. En esa lucha de poderes entre los extremos se debate mi alma.

Decía el padre José Kentenich: «Aquí en la tierra, Dios apunta siempre al ideal de la unidad de tensiones, que en la visio beata desemboca en una perfecta unidad ordenada»[1].

Sueño con una unidad ordenada en medio de mi desorden. Con la paz profunda en medio del caos de mis sentimientos. En medio de mis pasiones desordenadas y mis juicios razonables. Una armonía que logre unir extremos aparentemente irreconciliables.

Me gustaría lo más excelso. Mientras caigo agotado en una vulgar rutina. No sé si podré vivir siempre alegre entre tensiones. Entre guerras. Entre dimes y diretes. Es lo que me propongo al estrenar un nuevo día cada mañana. Un comienzo confiado.

Sé que mis tensiones luchan por romperme en mil pedazos. Y yo reconstruyo los pedazos rotos sabiendo que tengo que aprender a convivir feliz con lo que me tensa.

El otro día leía: «Seréis liberados de la presión por rendir cada vez más y compararse con los demás y las tensiones cederán. Todo lo que hacéis es ocuparos de vosotros mismos, vuestras penas y éxitos. Volveros atrás y comunicaos con la vid. Manteneos unidos a ella con todos los sentidos y todas las fuerzas. Ella se ocupará de que deis buenos frutos. Estando absortos en lo propio, no os dais cuenta de que hace mucho tiempo que se ha cortado la comunicación con la vid y ya no fluye la fuerza vital dentro de vosotros»[2].

A veces me detengo absorto, demasiado ocupado conmigo mismo. Esa preocupación excesiva por mí en lugar de darme paz, me tensa más.

La vid es Jesús en mi vida. Vuelvo hacia Él mi rostro. Me vuelco en el que sufre. Desaparece esa lucha enfermiza por mantenerme firme en medio de mis tensiones. Entre lo que tengo que hacer y lo que puedo lograr. Entre lo que me exigen y lo que puedo dar.

Me relajo. No lo puedo hacer todo bien. Constato mi debilidad y encuentro una paz desconocida hasta ahora.

No sé si soy realmente tan libre como para soñar con una vida plena cuando no dejo de vivir mediocremente. No lo sé. A veces me encuentro no haciendo lo que realmente quiero hacer.

Y me convierto en un desconocido confundido entre muchos. Un hombre masificado en medio de rostros uniformes: «Hombre masa es el que hace lo que todos hacen porque todos lo hacen»[3].

En lugar de seguir a Jesús le doy las riendas de mi vida a otros. A los que tensan mi alma invitándome a imitar sus pasos. Me convierto en uno más oculto una masa gris.

No logro decidir qué hacer con todo lo que me tensiona. Creo que tengo que aprender a vivir con tensiones. Caminar en medio de ellas. El trigo y la cizaña. Así es la vida.

No me amargo por las tensiones. No me dejo llevar por la masa amoldándome a la vida. Quiero aprender a decidir. Quiero asumir que la vida siempre tendrá tensiones. Y que eso no es malo ni bueno. Es lo que es. Así, simplemente.

Tengo claro que la ausencia de tensiones o fricciones suele ser señal de que la relación está muerta o agonizante. O yo estoy muerto.

Cuando no sufro tensiones eso quiere decir que estoy apagado o vivo de espaldas al mundo al que sirvo. Por eso decido vivir con tensiones. Sin la armonía que sueño. Sostenido temblando entre el ahora y el mañana. Entre lo que es y lo que pudo haber sido. Entre lo que hago y lo que me piden. Entre la realidad que me sobrecoge y el ideal que deseo.

[1] Kentenich Reader Tomo 1: Encuentro con el Padre Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

[2] Franz Jalics, Ejercicios de contemplación, 52

[3] Kentenich Reader Tomo 1: Encuentro con el Padre Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Tags:
pazpsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
6
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.