Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Llegó de Vietnam a Estados Unidos como refugiado…

NGUYEN
Comparte

...ahora es obispo auxiliar de Orange (California)

La diócesis de Orange, California ha sido honrada –el pasado 19 de diciembre– con la ordenación del segundo obispo de origen vietnamita en la historia de la Iglesia católica en Estados Unidos.

Se trata del ahora obispo auxiliar de Orange, Thanh Thai Nguyen, quien en 1979, llegó a Estados Unidos como refugiado. Hoy, a sus 64 años de edad, Nguyen, sucede al primer obispo nacido en Vietnam que ejerció su ministerio en Estados Unidos: el obispo auxiliar emérito también de la diócesis de Orange, Dominic M. Luong, quien falleció trece días antes de la ordenación del obispo Nguyen, el 6 de diciembre, a los 77 años de edad.

Perseguido por los comunistas

El obispo Nguyen llegó a los Estados Unidos en 1979 después de sufrir persecución a manos de los comunistas por practicar su fe, tras una escapada en barco desde Vietnam y un angustioso viaje desafiando los elementos. Se trata de “una historia que resuena con miles de personas en el Condado de Orange que soportaron experiencias similares”, según el relato de la periodista Deepa Bharath, quien cubre la fuente de religión para The Orange County Register y Southern California Newspaper Group.

Durante la ceremonia de ordenación en el templo de San Columbino (Garden Grove) a la que acudieron cerca de 1, 200 personas, entre el clero y la comunidad vietnamita de la diócesis– tras haber celebrado días antes el funeral de monseñor Luong, el obispo de Orange, Kevin Vann le dio la bienvenida con unas pocas palabras en vietnamita, calificando la ordenación de Nguyen como “alegre y profundamente significativa” para una diócesis que alberga a 1.3 millones de católicos, de los cuales alrededor de 100,000 son de origen vietnamita.

Cuando era joven, el obispo Nguyen tuvo que interrumpir parte de su formación religiosa cuando se vio obligado a huir de su país natal como seminarista, pasando 18 días en el mar sin comida ni agua en un bote a la deriva, mientras otros intentaban huir de la violencia de la guerra.

Él y su familia se convirtieron en parte de una estadística de tres millones de refugiados vietnamitas que sobrevivieron, pero que fueron desplazados de su tierra natal y se contaban entre los dos millones de refugiados de Vietnam reasentados en Estados Unidos.

NGUYEN
rcbo.org

A los políticos: escuchen estas historias

En su hogar adoptivo, en Estados Unidos continuó su educación, que incluyó la formación religiosa, según detalla el Catholic News Service, quien agrega que Nguyen trabajó durante un breve período como profesor de matemáticas y ciencias en Connecticut, pero que en 1984 se unió a los Misioneros de Nuestra Señora de La Salette, estudiando en el Merrimack College y la Weston School of Theology en Massachusetts. Fue ordenado sacerdote en 1991.

El obispo Nguyen, que estuvo en campos de refugiados durante diez meses antes de llegar a Estados Unidos, dijo que los políticos deberían “ponerse a escuchar la historia de un ser humano en su toma de decisiones”, en una entrevista con la Comisión Católica Internacional de Migración.

En la entrevista, animó a otros a “escuchar las historias de los refugiados con corazones abiertos y mentes abiertas”, para considerar lo que atraviesan mientras aprenden otro idioma y tratan de adaptarse a una nueva cultura.

“Las vidas de los refugiados están llenas de coraje y actos heroicos”, dijo el obispo Nguyen en esa entrevista. Ahora él mismo podrá servir a miles de vietnamitas, hispanos, filipinos y tantos migrantes que hacen de la diócesis de Orange una de las diócesis con mayor componente multicultural de católicos de Estados Unidos.

Por lo pronto, su primer cometido será la construcción de un santuario dedicado a Nuestra Señora de La Vang, que se cree apareció en La Vang, Vietnam, en 1798 para consolar a los católicos vietnamitas perseguidos. Se dice que el santuario cuyo presupuesto es de 25 millones de dólares, “fue un sueño y anhelo del obispo Luong”.

*Con información de Catholic News Service y The Orange County Register*

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.