¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

10 personas que han entregado su vida por los demás en 2017

Rostros contemporáneos del Evangelio
Comparte

Aleteia presenta a los testigos de la caridad del año

8) Rosemary Nyirumbe,

un futuro para las muchachas soldado de Uganda

La CNN la ha nombrado en el pasado “Héroe del año”, pues ha dado un futuro a más de dos mil mujeres, víctimas de los abusos y la violencia del Ejército de Resistencia del Señor (LRA), en Uganda.

Todo comenzó hace 16 años. Rosemary Nyirumbe, religiosa de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, se dio cuenta de que en la escuela de la que era directora en Gulu se encontraban algunas de las niñas que habían sido esclavizadas por el LRA, uno de los grupos terroristas más peligrosos del mundo.

Algunas le confesaron que sus abusadores les habían forzado a matar a miembros de su propia familia. Víctimas de las peores atrocidades, sus vidas parecían destruidas para siempre.

Sor Rosemary no les hizo más preguntas. Les abrió las puertas de su convento. Pronto empezaron a tocar a la puerta otras  mujeres:  algunas estaban embarazadas,  tras haber sido violadas, otras eran niñas soldado que buscaban huir del horror.

Junto a un techo, Sor Rosemary les dio mucho amor y un futuro: formación profesional con cursos de cocina y costura. Hoy muchas son maestras o costureras, entre las más reputadas del país.

Son mundialmente conocidos los bolsos que fabrican estas mujeres, sumamente brillantes y coloridos,  pues están realizados con la elaboración de láminas tomadas de las latas de bebidas gaseosas.  Algunas estrellas de Hollywood los han comprado como gesto de beneficencia, llegando a pagar 5.000 dólares por ellas.

 

9) Paolo Cortesi,

o el riesgo de acoger a refugiados

El misionero pasionista, Paolo Cortesi, ha sido elegido “Persona del año” de Bulgaria, más el prestigioso reconocimiento del país, asignado por el Comité búlgaro Helsinki por su contribución en la defensa de los derechos humanos.

Es la primera vez que se atribuye el reconocimiento una persona que no es de nacionalidad búlgara (el padre Cortesi es de origen italiano). Es también la primera vez que se escoge a un representante de una confesión religiosa.

Acogiendo la propuesta del Papa francisco, el padre Cortesi había acogido en su casa parroquial, en la ciudad de Bélene, a una familia de refugiados sirios.

Su decisión causó ira entre grupos radicales locales que amenazaron de muerte al sacerdote. A pesar de todo, el sacerdote no guarda rencor: “La gente de aquí es buena, pero a veces basta con muy poco para encender un fuego”, dijo al recibir el reconocimiento con una sonrisa.

 

10) Dominique de La Rochefoucauld-Montbel,

un príncipe al servicio de los más necesitados

Dominique de La Rochefoucauld-Montbel, Gran Hospitalario de la Orden de Malta, coordina una de las mayores organizaciones humanitarias del planeta, pero pocos periodistas los saben.

Tan sólo en las aguas del mediterráneo, en los últimos nueve años, esta institución ha salvado con sus barcos y equipos médicos la vida de 53.712 (sí, ha leído bien, no hay error tipográfico) inmigrantes y refugiados que se lanzaron en la peligrosa aventura de buscar un futuro mejor en Europa procedentes de Oriente Medio y África.

Si bien de Dominique La Rochefoucauld-Montbel es príncipe, miembro de una de las familias más antiguas de la nobleza francesa, está dedicando su vida completamente a la asistencia cristiana a los más necesitados.

Los números de su labor de coordinación son imponentes: impulsa cerca de 2.000 proyectos de ayuda en unos 120 países, animados por 100.000 voluntarios, que son asistidos por 25.000 empleados permanentes.

En el último se han atendido a más de 1,6 millones de personas en uno de los 435 centros apoyados por Malteser International, la organización no gubernamental de asistencia de la Orden de Malta.

En el norte de Irak, por ejemplo, ofrece asistencia a los refugiados en Dohuk, Erbil y Nínive, y gestiona clínicas móviles que le permiten llegar a los municipios más remotos.

En Siria, apoya el hospital pediátrico de Alepo, cuyo servicio de cuidados intensivos neonatales lo convierte en un centro único en la región, preparado para atender a los bebés prematuros o afectados por graves patologías.

Cuando se le pregunta por qué hace todo esto, el príncipe responde: “Vemos a Cristo en los enfermos y en los que sufren. Le vemos en los refugiados. El Evangelio dice: ‘tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber…’. Esta es la esencia de ser miembro de la Orden de Malta”.

Páginas: 1 2 3

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo