Aleteia

Hakuna: ¿qué tiene su alegría que contagia?

HAKUNA
Comparte

Jóvenes descubren la plenitud de la vida cristiana en un nuevo movimiento nacido en España

Lo que comenzó hace cuatro años como una reunión de jóvenes que querían compartir la fe se está convirtiendo en un movimiento apostólico cuyo carisma se ha extendido ya a 13 ciudades españolas.

Los diez primeros querían prepararse para ir a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de 2013 en Río de Janeiro. Les acompañaba el sacerdote José Pedro Manglano. Cada semana asistían a una charla semanal que concluía con una adoración eucarística. Y comenzaron a cantar, a componer música religiosa, a su manera.

En julio de 2013, antes de reunirse con el Papa, hicieron en Brasil su primer mes de voluntario. Ya eran 97. En la JMJ amenizaron con sus canciones las Horas santas. Nacía Hakuna como grupo musical.

En Madrid continuaron formándose y adorando al Santísimo con sus canciones. A Tánger fueron unos cuantos en Semana Santa y a Calcuta se escaparon muchos más el verano siguiente.

Allí se consolida el grupo y surge la idea de grabar el primer disco pues habían descubierto que, con su música lograban ayudar a la gente, «al que sufre en soledad», al que está «sediento de amor».

Hakuna es mucho más que un grupo de música, mucho más que un grupo de jóvenes. Su vida gira en torno a la Hora Santa semanal.

Son amigos que buscan a Dios, comparten la fe y avanzan juntos en el seguimiento a Jesús. Y lo descubren al arrodillarse ante Él.

«Porque ese ‘arrodillarse’, explica Don José Pedro Manglano, constituye una actitud ante la vida. Arrodillados ante la Hostia, aprendemos a vivir arrodillados ante los compañeros de trabajo, ante la familia, ante la vida, ante los necesitados…»

HAKUNA
Grupos Hakuna - Facebook

Atraídos por la transformación del amigo 

¿Por qué alguien alejado de la fe y de la Iglesia se acerca a Hakuna? «Cada uno tiene sus motivaciones, conscientes o inconscientes: por amistad, por curiosidad… Son variadas».

«En el fondo, diría que las personas se acercan por amistad -continúa- y porque alguien ha sufrido una transformación. El cristianismo se extiende por contagio y aquí se nota que es así. Creo que hay un deseo, una envidia, de algo que se ve cumplido en el amigo»

De Hakuna atrae la manera de quererse y el modo de tratar a la otra persona.

«Es un modo de querer auténtico», prosigue Manglano.

¿La gente nota cuando se le quiere de verdad? «Tenemos más olfato que los perros para oler el amor verdadero. La paz se nota en todo: en los ojos, la mirada… La paz baña el cuerpo. Incluso eso hace que se transmita belleza».

Manglano asegura que se puede ser muy positivo con respecto a la actitud de los jóvenes hacia la espiritualidad y a la religión, porque «hay una sed de Dios completa en la juventud». «Todos los anhelos del hombre, imagen de Dios pero caído, están inquietos, están vivos», afirma.

HAKUNA
Grupos Hakuna - Facebook

Grupos de amigos

Los miembros de Hakuna se dividen en cuatro grupos: Universitarios, Jóvenes Profesionales, Matrimonios y Frontera (que incluye parejas de novios y recién casados). Todo ellos integran una asociación privada de fieles que ha sido ya aprobada por la Archidiócesis de Madrid.

Hay cuatro ejes de actividad en Hakuna: los Compartiriados, los Revolcaderos, las Escapadas y los God Stop.

  1. ¿Compartiqué? Compartiriados, de «compartir». Vamos a visitar a un enfermo, a una persona que está sola… y eso se hace no como un acto de buena voluntad sino como un compartir.
    HAKUNA
    Grupo Hakuna - Facebook
  2. Revolcaderos: conocerse, quererse. Parece que recuerda a «revolcarse por el suelo». Bueno, en realidad es profundizar en un tema, moverse en él de un lado y de otro, como cada uno quiere. En los Revolcaderos, cada 15 días alguien expone un tema que sirve para avanzar en la fe. El objetivo es conocerse, quererse y adquirir criterio cristiano. Los temas de los Revolcaderos son muy variados: cada tiempo litúrgico (por ejemplo, Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua…), la pobreza (porque el Papa Francisco ha institutido la Jornada Mundial de los Pobres), el sentido de la vida y de la muerte. Cada persona que lo da lo prepara a su manera aunque siempre dispone de una bibliografía. Habla unos 20 minutos y luego se comenta. Esas sesiones se dan en un bar, en una casa, donde sea, y a veces acaban en una cena o en un ir a tomar algo.
    HAKUNA
    Grupos Hakuna - Facebook
  3. Escapadas: «espacios de vida» . Podemos estar hablando de peregrinaciones, irse de copas, excursiones… Suelen ser la actividad por la que llegan a Hakuna las personas alejadas de la fe. Son algo así como un primer paso. Hay un contacto con la vida, se nota el afecto…
    HAKUNA
    Grupos Hakuna - Facebook
  4. God Stop: encontrar a Dios en el viaje. Son «la parada de Dios». Son algo similar a unos ejercicios espirituales. Se hacen de viernes a domingo y básicamente la actividad que se lleva es la de la liturgia vivida por la comunidad contemplativa donde se realiza el God Stop (un convento, un monasterio…) y la veneración de la Cruz.

Más de 12 ciudades

Lo que comenzó en Madrid  ahora ya se ha extendido por otras 12 ciudades: Barcelona, Valencia, Alicante, Cartagena, Murcia, Málaga, Granada, Mallorca, Salamanca, Lleida, Girona y Zaragoza. Hay más de 20 grupos formados. La parroquia de Madrid la de San Josemaría y la de Barcelona es Santa Inés.

Ya que comenzó en la parroquia de San Josemaría de Madrid y José Pedro Manglano es sacerdote del Opus Dei, ¿tiene alguna relación Hakuna con esa prelatura? «No hay relación. Hakuna colabora con todas las iniciativas diocesanas. Cada grupo busca un templo para hacer la Hora Santa y cada párroco lo vincula a su parroquia de la manera que  quiere, siempre para vitalizar, para crecer…».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.