Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Adolescentes adictos a las nuevas tecnologías

ADDICTION
Comparte

Los más jóvenes son los más vulnerables a sufrir un trastorno de conducta vinculado con las nuevas tecnologías.

Las nuevas tecnologías son excelentes porque mejoran la vida de las personas. El problema surge a partir del uso nocivo que puede hacerse de internet. Los más jóvenes son los más vulnerables ya que se encuentran en pleno proceso de formación de la personalidad adulta y porque, para los adolescentes de hoy en día, el terreno virtual tiene tanta realidad como las relaciones presenciales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que una de cada cuatro personas sufre trastornos de conducta vinculados con las nuevas tecnologías.

Las nuevas tecnologías representan para el adolescente una posibilidad de perderse en un mundo de fantasía para huir de la rutina cotidiana. De esta forma, se produce una paradoja: a través de las redes sociales y de internet, los adolescentes no se muestran tal y como son en realidad, sino que muestran una imagen artificial de sí mismos demostrando por otra parte una baja autoestima.

Los cambios físicos y psicológicos que se viven en la adolescencia  convierten al joven en una persona más vulnerable a nivel emocional. Por esta razón, el adolescente puede buscar en ciertos momentos la seguridad que le falta dentro de sí mismo en las tecnologías.

El entorno familiar también influye en los hábitos que adquiere un niño y que se manifiestan durante la adolescencia. Por otra parte, en algunos casos, la adicción a las tecnologías puede estar causada por un problema previo que tiene que ser detectado. Por ejemplo, la falta de amigos y la soledad, puede llevar al joven a refugiarse en las tecnologías.

A fines de la década de 1980 y en los 90, en Japón se produjo un fenómeno cultural al que denominaron “hikikomori”. Hubo más de dos millones de casos reportados de adolescentes que se encerraban en su habitación y, entre otras conductas, solamente interactuaban a través de internet. “Hikikomori”, literalmente significa “alejarse” y “confinar”. Alude a una forma de aislamiento social que se caracteriza por la negativa a toda iniciativa que tenga como fin aventurarse fuera de la habitación o del domicilio.

 

Shutterstock

Algunos síntomas que reflejan dependencia

Son muchos los padres que se preguntan si sus hijos están enganchados a la red y si eso les puede acarrear problemas de diversa índole. Estas son los síntomas o señales de alarma que os ayudarán a identificar una posible adicción a Internet.

  • El joven se termina aislando de la familia, se encierra en sí mismo porque piensa constantemente en conectarse a Internet casi todas las horas que tiene disponibles de tiempo libre.
  • La rutina del joven cambia de tal forma que todo lo demás pasa a un segundo plano y su interés por Internet se convierte en el centro de su vida.
  • El carácter del afectado cambia, se vuelve irascible y sufre cambios bruscos de humor. Muestra menos interés por las relaciones sociales y se muestra ausente y distante en eventos de grupo.
  • El adolescente sufre ansiedad  en caso de no poder conectarse a Internet y se comporta como si fuese una tragedia. El bajo rendimiento en los estudios es habitual en alguien que tiene adicción a Internet.

Algunas posibles sugerencias para afrontar situaciones de dependencia: 

  • Poner el ordenador en una zona común de la casa, por ejemplo, el cuarto de estar. Muchos padres cometen el error de ponerlo en la habitación del hijo, de esta forma, es más difícil que puedan saber qué hacen sus hijos en la red o ayudarles a gestionar el tiempo dedicado al internet.
  • Ofrecer a los jóvenes valores pedagógicos en relación con el uso constructivo de Internet. Por ello, informa a tus hijos sobre lo importante que es proteger su vida privada evitando la publicación de fotografías personales en las redes sociales.
  • Hablar con el joven sobre esta situación para ayudarle a tomar conciencia de que algo no va bien. La comunicación mejora las relaciones familiares y la salud emocional de sus miembros.
  • Imponer al inicio un horario para que los hijos puedan aprender a usar este instrumento de manera mas racional y equilibrada. El modo mas eficaz para hacer esto es estimulando los hijos con otro tipo de actividades para que tengan la mente focalizada en otros intereses. Cuando se percibe una intoxicación de internet conviene actuar de manera rápida y eficaz.

En el campo de la educación, el mejor remedio es siempre la prevención. Acompañar a los hijos desde los primeros años para darles pautas sobre como usar las nuevas tecnologías es muy recomendable.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.