¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Luz Casal: “La evangelización unió a España con otros pueblos”

Comparte

Misioneros, héroes anónimos, que en sus viajes al infierno acaban por alcanzar el cielo al juntar sus manos a otras

La cantante y compositora gallega ha pronunciado en la catedral de Santiago de Compostela el pregón del Domund, en el que ha agradecido a los misioneros el “enseñarnos que el más insignificante acto de amor puede abrazar a la humanidad herida”.

“La belleza que provocan los pequeños gestos humanitarios regenera el mundo, y el amor los salva”. La cantante y compositora Luz Casal ha escogido este estribillo para dar forma de canción a su pregón del Domingo Mundial de las Misiones (Domund), pronunciado este miércoles por la tarde en la catedral de Santiago de Compostela.

A esta frase, que ha repetido varias veces a lo largo de su intervención, ha añadido al final su agradecimiento a los misioneros por “enseñarnos con sus obras que el más insignificante acto de amor puede abrazar a la humanidad herida”.

Casal ha comenzado sus palabras, en presencia del arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio Barrio, reconociéndose una “católica poco practicante, pero con unas raíces tan profundas y una memoria tan ligada a la historia y a las celebraciones de la Iglesia católica, que muchas veces tengo la sensación de ser una buena cristiana”.

Dentro de dicha memoria, ha destacado que la primera vez que oyó hablar del Domund fue en su colegio, perteneciente a las Hermanas Doroteas, que siendo ella pequeña le enseñaron imágenes de “unos niños felices de piel oscura”.

Hoy cuesta hablar de caridad

Lo que más recuerda de la explicación de las religiosas –ha añadido– fue que les hablaron de “misericordia y caridad”. “Hoy día nos cuesta pronunciar palabras como “caridad”, siendo una virtud superior de la moral cristiana que ha perdido significado en estas tres o cuatro últimas décadas”.

La sociedad actual –ha asegurado a continuación– confía en la ciencia, la razón, la cultura y el progreso. “Pero eso no debiera impedirnos creer en la misericordia que llega a través de la fe”.

También ha recordado que España, con sus 13.000 misioneros repartidos en la actualidad por todo el mundo, es una nación “que abrió las puertas a la evangelización. A través de ella, nos hemos unido a gentes de otros pueblos, conociendo sus culturas y religiones”, y hemos aprendido que “llevar la fe a otros no debe tener como objetivo el dominio”.

Domund al descubierto

La artista gallega ha subrayado el contraste entre un mundo acostumbrado a las injusticias y esos “héroes anónimos, que en sus viajes al infierno acaban por alcanzar el cielo al juntar sus manos a otras” y están dispuestos incluso a entregar su vida. “Son seres elegidos para soportar las dificultades. Bravos y obedientes hijos dotados de paciencia y fortaleza. Benevolentes con las debilidades. Ejemplos de resistencia moral”.

El pregón de Luz Casal es uno de los últimos actos de Domund al descubierto, una serie de encuentros culturales, mesas redondas y momentos de oración que se han celebrado en las diócesis gallegas desde el 2 de octubre. Este viernes se cerrará el ciclo, con el coloquio Misioneros, al servicio de la humanidad, en la sede del club Faro de Vigo. Intervendrán monseñor Adolfo Zon, obispo misionero en Brasil, y el sacerdote y periodista Alberto Cuevas. Todos estos actos han servido para calentar motores para la gran cita del Domund, el domingo 22 de octubre.

María Martínez López

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.