Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tres mujeres “jugaron” a la ouija y lo que ocurrió aterrorizó a todos

OUIJA
Shutterstock-Couperfield
Comparte

Hasta la Policía dejó constancia de un fenómeno paranormal

Ocurrió en 1994 y tuvo eco en toda la prensa nacional. Fue en Linares, en Jaén. Según explica el Diario Jaén: “Dos mujeres y una menor se “atrevieron” a participar en una sesión de ouija y ahí comenzó todo”. Tras esto, los acontecimientos se sucedieron.

La mesa en la que jugaban comenzó a temblar, los cuadros volaban y hasta las cortinas fueron arrancadas de las ventanas. Los radiadores no paraban de moverse y las jóvenes intentaron salir del apartamento. No podían, una fuerza se lo impedía. Aterrorizadas decidieron entonces llamar a la policía.

© Gabriel Molina

La Policía Nacional se acercó al lugar de los hechos pero no pudieron solucionar nada. Más bien quedaron impresionados y conmocionados por lo que estaba ocurriendo. No daban crédito y no sabían qué hacer. Estuvieron investigando si había algún mecanismo que hiciera que los cuadros se movieran, que todo en la casa estuviera “patas arriba”. Nada no hubo manera.

Decidieron salir de el lugar y llevar a las mujeres a comisaría para tomarlas declaración. Pensaban que así podían dejar de vivir estos elementos extraños. Se equivocaban. En la Comisaría los fenómenos extraños se repitieron. Ante tal acontecimiento la Policía se limitó a tomar testimonio y levantar acta sobre lo sucedido.

Según explicaron las tres mujeres, ese día decidieron usar la ouija y se comunicaron con un niño que se llamaba Agustín. Tras hablar con él comenzaron los hechos, se asustaron y dieron por finalizado “el juego”.

La Policía intentó volver a entrar al apartamento pero uno de los agentes resultó herido luego de que una fuerza sobrenatural lo empujara con increíble fuerza a lo largo del pasillo. Uno d los policías allí presentes estuvo varios años de baja por fuertes secuelas psicológicas.

Éste caso, el llamado como “caso Linama” quedará en la historia de los sucesos ocurrido al utilizar la “ouija”. No fue el más llamativo, ni el más extraordinario, pero se trata de uno de los pocos casos en los que existe un parte policial, una investigación y un registro. Nadie duda de lo que allí ocurrió e incluso la policía dio fe del extraño acontecimiento.

Más información:

¿Qué es el tablero “ouija”?

¿Conoces los peligros del espiritismo?

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.