Aleteia

¿Es cancerígeno el talco para bebés?

TALC, TALCUM
Mike Mozart
Talc
Comparte

Un jurado de Los Ángeles (California) dictaminó el lunes pasado que J&J deberá pagar 417 millones de dólares por una demanda civil que interpuso Eva Echeverría de 63, que habría enfermado de cáncer de ovario, luego de usar por más de 50 años un talco que comercializa la empresa

Para nadie es un secreto que Estados Unidos es el país de las demandas. Pero la última realizada en contra del grupo farmacéutico estadounidense Johnson & Johnson (J&J) ha sido sonada.

Un jurado de Los Ángeles (California) dictaminó el lunes pasado que J&J deberá pagar 417 millones de dólares por una demanda civil que interpuso Eva Echeverría de 63, que habría enfermado de cáncer de ovario, luego de usar por más de 50 años un talco que comercializa la empresa.

Según la cadena Univisión de Estados Unidos, la compensación por daños “es la más grande que la compañía de productos higiénicos ha tenido que pagar por las demandas que vinculan el talco con el cáncer de ovario”.

No es la única demanda que enfrenta la trasnacional de productos de higiene. En el mismo Estado de California –de donde es Eva Echeverría, quien se encuentra en la fase terminal de un cáncer de ovario que le fue diagnosticado en 2007- aún están pendientes más de 300 demandas.

En Estados Unidos ya son más de 4,500 litigios los que enfrenta la empresa por la relación que sus productos Johnson’s Baby Powder y Shower to Shower por quienes tendrían algún padecimiento por el uso estos productos de J&J.

Las demandas establecen que la empresa Johnson & Johnson sabía -o debía saber- sobre los riesgos asociados con los componentes del producto, puesto que en 1994 la Coalición de Prevención del Cáncer notificó sobre estudios realizados que concluían que el uso de talco en el área genital “representaba un alto riesgo de cáncer de ovario”.

En la demanda se establece que Echeverría usó el talco para bebé de Johnson & Johnson desde que tenía 11 años y continuó usándolo durante cinco décadas. Dejó de usarlo en 2016, cuando se enteró por noticias de una mujer que decía haber enfermado de cáncer de ovario por el uso del talco.

La demanda argumenta que si Johnson & Johnson hubiera puesto una advertencia en su producto, Echeverría hubiera dejado de usarlo mucho antes. Así, el jurado encontró conexión entre el cáncer de ovario de la demandante y el uso del talco.

Johnson & Johnson, empresa que el año pasado tuvo ganancias por 16.500 millones de dólares, anunció que apelará el veredicto al señalar que “existe evidencia científica que confirma que el talco de la compañía es seguro”.

En mayo de este año un jurado en San Luis, Missouri, también ordenó a la compañía pagar 110.5 millones de dólares a una mujer del Estado de Virginia que aseguró haber usado el producto durante 40 años y que en 2012 fue diagnosticada con cáncer de ovario.

El año pasado otras tres mujeres ganaron demandas similares para ser compensadas con 72, 70 y 55 millones de dólares, respectivamente. Sin embargo, otros tribunales han rechazado casos similares porque los demandantes no pudieron comprobar que el talco sea un producto cancerígeno.

De hecho J&J hasta ahora ha sido declarado culpable en cinco ocasiones, aunque ganó un juicio en marzo último. El total de los pagos que ha tenido que hacer la empresa en estos cinco fallos es de 720 millones de dólares.

La firma fundamenta su postura en un estudio del Instituto del Cáncer de Estados Unidos que afirma que «las pruebas no apoyan una correlación entre una exposición al talco de la zona del perineo y un mayor riesgo de contraer cáncer de ovarios».

Y por ello el portavoz de la empresa ha señalado: «Nos preparamos para otros juicios en Estados Unidos y continuaremos defendiendo la seguridad del talco para bebés».

Habrá que ver qué dicen las mamás, después de este juicio.

Con información de Univisión

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.