Aleteia

Trabajadores “desechables” que no pueden denunciar

MIGRANT
Trabajador inmigrante en una granja de Fort Blackmore, VA.
Comparte

Los indocumentados figuran entre los grupos más vulnerables a lesiones en los sitios de empleo

La mayor parte de los casi ocho millones de trabajadores indocumentados que subsisten en Estados Unidos –a partir de la orden ejecutiva migratoria del presidente Donald Trump, acoplada a ciertas leyes estatales— estarían en peligro de ser delatados y deportados si sufren lesiones en el trabajo y solicitan beneficios de compensación laboral.

Según informó el periódico de Los Ángeles La Raza, la orden ejecutiva del pasado 25 de enero permite que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) persiga a inmigrantes indocumentados implicados en cualquier tipo de “fraude” –incluyendo el uso de documentos falsos y reclamos con documentos falsos-, por lo que agencias estatales encargadas de procesar beneficios de compensación laboral podrían denunciarlos ante el ICE.

“Acá vemos muchos casos de robo de salario, accidentes laborales, y otras formas de injusticia contra los trabajadores. Muchos se callan cuando sufren lesiones por temor, porque sus empleadores les dicen que son amigos del presidente (Donald) Trump y, aunque no lo sean, eso los intimida”, dijo a este diario Jeanette Smith, directora ejecutiva del “South Florida Interfaith Worker Justice” (SFIWJ, en inglés).

La orden ejecutiva “ciertamente va a agravar una situación ya de por sí mala en Florida”, advirtió Smith.

Los más vulnerables de todos

En la mayoría de los casos, los formularios de compensación laboral en las agencias estatales o consultorios médicos exigen la presentación de un número de Seguridad Social, lo que aumenta el riesgo de que los inmigrantes indocumentados queden expuestos a la delación o represalias.

Ese fue el caso de José Flores, un inmigrante hondureño indocumentado que fue arrestado por ICE en el Estado de Massachusetts en mayo pasado después de que sufriera una caída y solicitara compensación de la empresa de construcción, Tara Construction, para la que trabajaba.

Paradójicamente, leyes estatales en Massachusetts y la mayoría de los estados, además de varios tribunales federales, han reafirmado el derecho de todo trabajador a ese beneficio, sin importar su estatus migratorio.

Una fuerza laboral importante

Datos del Departamento de Seguridad Nacional indican que los trabajadores indocumentados conforman el 3.5 por ciento de la población en Estados Unidos, y en estados como California son el 10 por ciento de su fuerza laboral.

En general, se calcula que hay ocho millones de trabajadores indocumentados en la fuerza laboral de Estados Unidos.

Sin que sorprenda, varios estudios han demostrado que los trabajadores indocumentados figuran entre los grupos más vulnerables a lesiones en los sitios de empleo, particularmente en sectores de la economía que más dependen de su mano de obra, como agricultura, construcción y servicios.

En el año fiscal 2015, Florida, Texas y California encabezaron la lista de estados con mayores accidentes laborales. Ese año, hubo un total de 4.836 accidentes mortales en sitios de empleo en todas las industrias, según un estudio de SFIWJ, que usó datos del Departamento del Trabajo.

Piezas de recambio

Si bien es cierto que no todas las empresas son abusadoras, lo cierto es que, con las presiones de la nueva política migratoria estadounidense, muchas de ellas se están convirtiendo en eventuales centros de delación.

Y existen empresas que sí, que, según Smith, “tratan a los trabajadores indocumentados como desechables, porque piensan que pueden reemplazarlos fácilmente con otros”.

“Hay empleadores que abusan de sus trabajadores, que los intimidan y privan de sus salarios o beneficios, pero esa ganancia es poca y breve, porque deberían pensar en el gasto de capacitar a otros empleados, y en el impacto en la moral de los trabajadores”, señaló Smith, que recetó una reforma migratoria integral que regularice a los indocumentados y “nivele la cancha de juego” para todos los trabajadores, terminó diciendo Smith a La Raza.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.