Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

¡Mi hogar es un castillo interior!

Shutterstock/Evgeny Atamanenko

Cecilia Zinicola - publicado el 03/05/17

¿Qué es lo que no puede faltar en nuestro hogar y cómo lo cuidamos?

Santa Teresa de Ávila escribió una obra maravillosa sobre un Castillo Interior en el que pasando por sus siete moradas, nos encontramos en cada una con Dios. Nosotros somos un castillo habitado por Dios: verdad, bondad y belleza. ¿Pero cómo lo exteriorizamos?

Nuestro hogar tiene que reflejar nuestra interioridad y convertirse en un sitio de encuentro con Dios. Estas son algunas ideas prácticas sobre cómo poner en condiciones siete moradas de nuestro hogar y ¡alimentar el alma!

Sitio de oración

En todo hogar debería existir un espacio para la oración individual o compartida. Este es el primer acercamiento para una relación de amistad con Dios. Aparta un lugar en tu casa, aunque sea pequeño, para tener un encuentro con Él, reflexionar, meditar y rezar en silencio o en voz alta con el corazón alguna de las oraciones que conoces. En un hogar donde se ora, se respira la paz.

Cocina

Uno percibe, además de los aromas y sabores, el amor cuando éste se vive al entrar en una cocina. Preparamos una taza de chocolate caliente para compartir, un té cuando alguien está enfermo, una cena para un festejo, experiencias que nos llevarán a vivir la profundidad de las relaciones humanas. Por algo se la conoce como el corazón del hogar y debe ser siempre en cada detalle un espacio vivo que exprese el amor.

Closet

¡Fundamental! Las mujeres podríamos perfectamente decir que el armario es un cuarto en sí mismo. Si no está ordenado, estamos en crisis. Hay que quitar todo lo que no usamos. Es decir, darlo a alguien necesitado o algún amigo o familiar, pero sacarlo definitivamente de modo que esas cosas no ocupen lugar o nos nublen la vista. Hay ropa que conservamos pensando que volveremos a usar cuando adelgazemos, ropa que tenemos porque la moda “siempre vuelve”, o que tiene un recuerdo especial. Aunque nos resulte difícil soltar cosas y lo hagamos en varias etapas, la limpieza es importante. Este ejercicio nos ayuda a ordenarnos, a reconocer lo que es importante, a mirar nuestra realidad con su grandeza y su miseria y a tratar las cosas con humildad.

Baño

Contar con un lugar de reposo y alivio luego de las tensiones del diario vivir, es saludable. Por eso, deberíamos mantenerlo siempre limpio y bello. Sería bueno que sea espacioso y esté comunicado sólo con el dormitorio. Se pueden conseguir velas, flores, aromatizantes y aceites para masajes. Para nuestros momentos a solas, ¡qué lindo es poder tomar un agradable baño caliente, o en la bañera relajarnos después de un día de trabajo con una música suave, una copa de vino y un libro!

Espacio natural

¡Recuerda no olvidar un lugar natural en tu casa! Puede ser un patio, un pasillo o un jardín, pero siempre un espacio verde. En la naturaleza encontramos a Dios. Santa Teresa comparaba el gusano feo que se arrastra con la bella mariposa que vuela. El gusano tiene que morir así mismo para transformarse radicalmente, dejando de tejer su capullo y encerrarse en sí mismo sin saber cómo y cuándo saldrá a volar. ¡Es increíble lo que podemos aprender al contemplar la sabiduría de la naturaleza!

Comedor

En todo hogar debería haber un espacio de encuentro donde cada uno tenga su sitio. Esto refleja no sólo el valor de la familia sino también el sentido de pertenencia que es tan importante. Evita las pantallas, los teléfonos, las computadoras lo que más puedas. Que el contacto sea entre las personas. Uno tiene la necesidad de compartir y dialogar con los que ama.

Dormitorio

El dormitorio es un lugar sagrado. Hay que buscar decorarlo e iluminarlo, hacerlo propio, mantenerlo limpio e incluso sería bueno que siempre sea privado y se preserve, se guarde. Dios nos invita a recogernos en la intimidad. Es una gracia a veces el irse a dormir y hablar “con la almohada”, hacer nuestro examen de conciencia o la última oración de la noche. Se puede incorporar velas, un rico perfume de ambiente y para las sábanas alguna aromaterapia relajante que abra las fosas nasales y sea agradable. No olvides tampoco la calidad de las sábanas y el acolchado. Son detalles, pero materializamos nuestro espíritu en esas cosas y cuando abrimos los ojos en la mañana es ideal ¡despertar en un lugar bonito para empezar el día!

Tags:
casadecoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.