Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Vaticano y al Azhar: “Cooperar para contrarrestar el extremismo y sus causas”

Comparte

Hay que cooperar para contrarrestar el fanatismo, el extremismo y la violencia, desde sus causas (como la pobreza y la interpretación equivocada de los textos sacros), promover el valor de la tolerancia y de la diversidad religiosa, rechazar el odio entre los que pertenecen a diferentes religiones y la ofensa de los símbolos religiosos; hay que trabajar para que las organizaciones terroristas no puedan abastecerse de armas, dinero y para que no puedan llegar a los jóvenes a través de internet. Son algunas de las recomendaciones que contiene la declaración conjunta de un simposio que se llevó a cabo en El Cairo, entre el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y la Universidad de al Azhar. 

El congreso, que se llevó a cabo en el mismo ateneo, fue presentado, el 22 de febrero por el «vice» del Gran Imán de al Azhar, el jeque Abbas Shouman, por el director del Centro para el dialogo de la institución académica sunita, Mahmoud Hamdi Zakzouk, y por el cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del dicasterio vaticano responsable de las relaciones con el islam y las demás religiones. Los participantes presentaron diferentes investigaciones sobre las causas del fanatismo, del extremismo y de la violencia, y sobre las maneras para contrarrestar estos fenómenos. El 23 de febrero, el simposio concluyó con la firma de una declaración final que contiene trece recomendaciones. Las lenguas en las que se trabajó fueron el inglés y el árabe. 

El simposio, afirma la declaración, subraya la importancia del diálogo entre al Azhar y el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, además de la necesidad de contrarrestar las tendencias extremistas según el fundamento de los valores humanos en común y afrontando sus causas, como la pobreza, la ignorancia, el abuso político de la religión y la comprensión errónea de los textos sacros.  

El simposio también insistió en la importancia del respeto de las diferencias religiosas y en la importancia de la educación a los valores humanos comunes, tomando en consideración particularmente la formación de las mujeres, de los jóvenes y de los niños. 

En el documento también se citó el papel que valores como la misericordia, el amor y el respeto del otro pueden tener para contrarrestar el extremismo, la violencia y la intolerancia. La declaración final afirma que la diversidad de religiones o de pertenencias religiosas no deben negar la convivencia pacífica. 

El simposio también subrayó la importancia de la cooperación entre el centro para el dialogo de al Azhar y el Pontificio Consejo presidido por el cardenal Tauran en la promoción de la coexistencia y de la comunicación entre los responsables políticos en los ámbitos de la seguridad y del desarrollo. El simposio, además, afirmó considerar que el diálogo es la base para las relaciones entre pueblos, individuos, culturas y religiones, con el objetivo de garantizar la paz, la seguridad y la estabilidad. Y rechazó categóricamente cualquier forma de fanatismo, extremismo y violencia. 

El texto final del encuentro afirma que el simposio exhorta a todos los gobiernos, a las organizaciones internacionales y a las autoridades a cooperar en la lucha contra los grupos extremistas y violentos. Estos grupos han tenido un impacto negativo en la estabilidad y en la coexistencia pacífica entre pueblos. 

Entre las recomendaciones del simposio destacan la de aliviar las situaciones de violencia y malestar que pueden pesar sobre fieles de las religiones en el mundo, además de contrarrestar fenómenos de odio y hostilidad contra las religiones, y manifestaciones de ofensas en contra de los símbolos religiosos. 

Para concluir, el simposio exhortó a establecer una seria cooperación con el objetivo de contrarrestar de manera realista y factible el terrorismo y a las organizaciones terroristas, reduciendo sus recursos, deteniendo a los que les dan dinero y armas, impidiendo su acceso a las comunicaciones y a las redes sociales para proteger a los jóvenes de sus ideologías devastadoras. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.