¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Qué peticiones hay que incluir en la oración de los fieles de la misa?

George Martell-The Pilot Media Group-CC
Comparte

Se pide por todas las personas, normalmente a través de 4 súplicas. Un consejo: que no sean demasiado largas

Ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad” (1 Tm 2, 1-2).

Como podemos ver, la oración de los fieles tiene un origen apostólico; y es una oración que el Concilio Vaticano II quiso restablecer (Sacrosanctum concilium, 53).

En la oración de los fieles o en la oración universal, el pueblo de Dios, ejercitando su sacerdocio bautismal, ofrece súplicas a Dios por la salvación de todos los hombres, en el marco de la misa.

Como su nombre indica, es una oración universal, por lo que lo apropiado es pedir en general por las necesidades del mundo; y es una oración que expresa la súplica de toda la comunidad.

La Eucaristía, la Sangre de Cristo, se ofrece por los cristianos “y por todos los hombres, para el perdón de los pecados”. Por medio de la Iglesia, “sacramento universal de salvación” (Lumen Gentium, 48b), todos los pueblos, directa o indirectamente, alcanzan la salvación (SC, 7b).

Por esto la Iglesia por su acción, por su enseñanza, y muy especialmente por el sacrificio Eucarístico y por la oración universal, sostiene continuamente al mundo, procurándole por Cristo bienes materiales y espirituales.

Algunas precisiones

1. La oración de los fieles no la debe hacer el sacerdote que preside; y si éste, por fuerza mayor, interviene, dicha oración no se debe convertir en una prolongación de la homilía.

2. Cuando en la misa dominical y de precepto se hace la oración de los fieles, por la salvación de todos, ordinariamente se hace mediante CUATRO súplicas: Por las necesidades de Iglesia, por los gobernantes y por la salvación del mundo, por los que sufren diversas necesidades y por la comunidad local (Instrucción del Misal, 70).

3. El orden anteriormente propuesto puede cambiarse en algunas celebraciones especiales. Extraordinariamente en alguna celebración particular (Primera comunión, Confirmación, Matrimonio o Exequias, etc.), el orden de las intenciones puede tener en cuenta más expresamente la ocasión particular.

4. La oración de los fieles representa una oportunidad para reafirmar en forma orante las principales verdades de la fe, expresar la situación real del mundo y de la Iglesia y suscitar las peticiones que han de ser elevadas a Dios con mayor urgencia e insistencia.

5. Conviene que las intenciones sean sobrias, concisas, breves.

6. En principio y ordinariamente sería un solo ministro el que lea las intenciones, salvo que sea conveniente usar más de una lengua en las peticiones.

7. El pueblo se podrá unir a la intención de dos maneras: ya sea a través de una intercesión común, ya sea orando cada uno en un breve momento de silencio.

8. Si se quiere pedir por una persona concreta (por un enfermo), lo ideal es ir de lo más general a lo particular. Así, por ejemplo, se ora por todos los que sufren diversas necesidades, por los enfermos y en particular por (se dice el nombre de esa persona).

9. La oración de los fieles puede ser leída del libro preparado e indicado para ello o también puede ser redactada por el equipo de liturgia supervisado por el párroco.

10. Las oraciones pueden leerse desde el ambón o incluso mejor, desde otro lugar conveniente, para reservar el ambón sólo para la proclamación de la Palabra de Dios.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.