Aleteia

Mis 8 compromisos para luchar contra el hambre en el mundo

© Andrew Holbrooke
Comparte

Es todo el estilo de vida de cada uno el que tiene que cambiar, si de verdad se quiere acabar con el hambre. 

Según datos de la FAO (agencia de la ONU para la alimentación y la agricultura), unos 793 millones de personas pasan hambre. Son datos tremendos, pero… ¿qué puedo hacer yo? Esas imágenes terribles que veo de niños famélicos en África me dejan mal, quisiera ayudar de verdad pero… está pasando tan lejos de mí….

¿Cómo luchar contra el hambre, cuando tiramos sin más la comida que nos sobra? ¿Cómo ser solidario con los niños famélicos de África, si no estamos atentos a las necesidades de los que nos rodean? ¿Cómo luchar contra la esclavitud infantil, si mi único objetivo en la vida es tener el último smartphone del mercado, sabiendo que cada aparato está hecho con el famoso coltán?

Acabar con el hambre en el mundo es posible – y con el cambio climático, y con la desigualdad – si hay una «conversión» en el estilo de vida de Occidente.

Y es responsabilidad tuya y mía hacer que esto empiece a suceder.

Infórmate

Busca información y únete a otras personas para comprender mejor qué ocurre y saber cómo puedes implicarte.

Escucha

Dedica tiempo a escuchar a los que te rodean (también a los que sufren, a los excluidos…)

¿En qué puedo cambiar?

Piensa cada día en un pequeño cambio para ser más amable con los demás y más cuidadoso con lo que te rodea.

Valora

Aprende a valorar las cosas para ver que se puede ser feliz con muy poco.

Consumo responsable

Procura consumir de forma más responsable. Piensa que algunas cosas que compras no son necesarias o se han producido en condiciones de explotación.

Alimentación responsable

Reduce el consumo de los alimentos que en exceso no son buenos para la salud o para el medio ambiente y cuya producción hace más difícil la vida de las personas pobres.

Reduce desperdicios

Procura reducir el desperdicio de alimentos en tu casa. No solo se pierden, sino que implica gastos de energía, trabajo y contaminación inútiles.

Reciclaje

Busca alternativas de ‘reciclado’ de sobras, utiliza alimentos ‘feos’…

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.