Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La cuna de la independencia de México, la ciudad con mayor dependencia de Estados Unidos

Lucy Nieto-CC
Comparte

Para muchas familias su principal sustento son las remesas que llegan de EEUU

Una de las principales preocupaciones del tema del “pago del muro” fronterizo que ha prometido construir Donald Trump entre México y Estados Unidos es el posible impuesto que éste impondría a las remesas que los trabajadores mexicanos envían a sus familias en México y que, para muchas localidades del país y millones de familias, representan su principal sustento.

El año pasado, 2016, fue el año récord en transferencia de remesas con 26,000 millones de dólares enviados desde Estados Unidos a México por trabajadores mexicanos. Ésta es –junto con el petróleo y el turismo—una de las tres mayores fuentes de divisas que ingresan al país legalmente.

La paradoja

Por curioso que parezca, de los poco más de 5,000 municipios que componen el extenso territorio mexicano, el municipio de Dolores Hidalgo, cuna histórica de la Independencia de México, es el que más depende en todo el país de los envíos de dinero que llegan del extranjero, principalmente de los Estados Unidos.

En Dolores (en el céntrico Estado de Guanajuato), la madrugada del 16 de septiembre de 1810, el cura de la localidad, don Miguel Hidalgo y Costilla, arengó al pueblo a levantarse en armas en contra de la corona española. Fue el inicio de un movimiento de independencia que duró hasta 1821.

Desde entonces, el pueblo de Dolores (ahora Dolores Hidalgo) se ha concebido como lugar emblemático de la independencia mexicana, y, sin embargo, la organización civil Cohesión Comunitaria e Innovación Social (CCIS) acaba de dar a conocer un estudio en el que resulta que es la ciudad con más de 100,000 habitantes que mayormente depende de… las remesas enviadas principalmente desde Estados Unidos.

De acuerdo con la investigación de CCIS, para la que realizó una Base de Datos Municipales con 225 ciudades de más de 100 mil habitantes –y creada con información oficial de la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Geografía e Informática—, en Dolores Hidalgo dos de cada diez viviendas reciben ingresos de otro país, teniendo el porcentaje más elevado de México (19.60 por ciento).

Le siguen Salvatierra (18.92 por ciento de los hogares dependen de las remesas), Pénjamo (18.69 por ciento), San Felipe (18.41 por ciento), Acámbaro (18.17 por ciento), Valle de Santiago (14.71 por ciento) y San Luis de la Paz (12.35 por ciento). Todos son municipios de Guanajuato.

De hecho, con siete ciudades por arriba del 12 por ciento de viviendas que reciben dinero de los migrantes mexicanos, Guanajuato –cuna de la independencia de México y uno de los estados más ricos del país, sobre todo en el tema agrícola y ahora de industria automotriz y del calzado– es la entidad con más ciudades que dependen en buena medida de las remesas extranjeras.

Los que pagan el pato

En general en las 225 ciudades con más de 100,000 habitantes analizadas, en promedio el 4.22 por ciento de las viviendas particulares reciben remesas de los migrantes. Es decir, no llega ni a una de cada diez casas. Mientras que en Guanajuato hay siete ciudades en las que casi dos de cada diez casas dependen de esas remesas.

Ante los anuncios hechos ya como presidente electo de Donald Trump, los trabajadores mexicanos en Estados Unidos se apresuraron a enviar dinero a sus hogares, retrasando la tradicional vuelta a casa del mes de diciembre, por miedo al regreso. Y, también, por temor de que al entrar en funciones, Trump cumpliera la promesa hecha a sus votantes de que las gravaría con un impuesto muy alto, quizá para “pagar el muro”.

O para desalentar la migración y apurar el regreso de mexicanos a su país. De acuerdo con información del Banco de México (Banxico), en el mes de diciembre de 2016, un mes después del triunfo del republicano, los mexicanos enviaron a México 2, 336 millones de dólares, 136,000 más (6.2 por ciento) que en diciembre de 2015 (2 mil 200 millones).

De hecho, en 2016 las remesas crecieron 8.82 por ciento en comparación con el año anterior, situándose en 26,970 millones de dólares. Esto es, 2,186 millones de dólares más que el año pasado, cuando se registraron 24,784 millones de dólares.

Por lo pronto, ante el temor de que Trump materialice el freno a las remesas, el secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade, dijo que el presidente Peña Nieto enviará al Congreso una iniciativa de ley para proteger el envío de dinero de los mexicanos en Estados Unidos. Pero todo está en el aire.

*Con información de Animal Político*

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.