¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

150 segundos para el Apocalipsis

Comparte

El Reloj del Día del Juicio Final se adelanta 30 segundos y el culpable es... Donald Trump

El llamado Reloj del Apocalipsis o Reloj del Día del Juicio Final (Doomsday Clock) fue movido en sus manecillas 30 segundos.

En el inicio de 2016, el mundo se encontraba a tres minutos de la media noche (es decir, de la autodestrucción). Hoy, en el inicio de 2017, el Boletín del Atomic Scientists’ Science and Security Board, señala que estamos a tan solo dos minutos y medio del desastre total.

En los 70 años que lleva de existir este reloj, el Comité, que incluye a 15 premios Nobel entre sus miembros, ha movido por primera vez las manecillas menos de un minuto hacia el Apocalipsis. También por vez primera, el Comité ha decidido actuar, en parte basado, según el Boletín, “en una sola persona: Donald Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos”.

En 2016, el reloj no se cambió de los tres minutos antes de la medianoche. Ya había sido cambiado de cinco a tres minutos en 2015. Lo más cercano a este nivel de tres minutos había sido la carrera atómica armamentista de los años ochenta del siglo pasado, concretamente con el lanzamiento del programa de defensa de Ronald Reagan, y los estertores de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética.

En la declaración acerca del Reloj del Apocalipsis, el Boletín del Comité de Ciencia y Seguridad anota: “En el curso de 2016, el panorama de la seguridad global se oscureció porque la comunidad internacional falló en ser efectiva en los temas de mayor presión: ayuda humanitaria, armas nucleares y cambio climático”.

Más adelante, el Boletín dice que esta situación mundial ya de por sí amenazadora “fue el escenario de un aumento del nacionalismo estridente en todo el mundo en 2016, incluso en una campaña presidencial de Estados Unidos durante la cual…el vencedor, Donald Trump, hizo comentarios inquietantes sobre el uso y proliferación de armas nucleares y expresó incredulidad en el consenso científico abrumador sobre el cambio climático”.

Y subrayó que la decisión del Comité de expertos de mover el reloj menos de un minuto completo –algo que nunca antes había hecho– refleja una realidad simple: que las palabras cuentan y que lo que mostró Trump, durante su campaña, como presidente electo (y ahora ya como presidente en funciones) ha roto un precedente histórico con consecuencias difíciles de determinar.

Tanto las propuestas de Trump de extender el arsenal nuclear de Estados Unidos como las nominaciones en su gabinete de personas que niegan el cambio climático (los que encabezan el departamento de Energía y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), “han hecho que una mala situación se seguridad internacional, se vuelva aún peor”.

Desde luego, el Comité no echa toda la carga a los hombros de Donald Trump; también nombra a Rusia, a los ensayos nucleares de Corea del Norte y a las veleidades nucleares de Pakistán. Y por lo que se refiere al cambio climático, si bien el acuerdo de París fue importante en el compromiso de reducir emisiones de bióxido de carbono, todavía falta mucho para que las medidas se implementen efectivamente. Y podría ser demasiado tarde. El año pasado (2016) fue el más caluroso en la historia moderna.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.