¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

La profética voz de los obispos no gusta al gobierno de Venezuela

@PrensaCEV
Comparte

"No creemos en el comunismo socialista fracasado que nos ha traído tanta hambre, tanta miseria y tanto desastre"

“¡Nunca antes habíamos visto tantos hermanos nuestros hurgar en la basura en búsqueda de comida!”, denunció Diego Padrón Sánchez el pasado 13 de enero ante los medios de comunicación, una vez concluida la centésima séptima asamblea de la Conferencia Episcopal Venezolana –CEV-, en Caracas.

Padrón Sánchez, quien es presidente del episcopado y arzobispo de Cumaná, compartió la lectura de la exhortación pastoral Jesucristo, luz y camino para Venezuela junto a los también arzobispos de Ciudad Bolívar y Maracaibo, Ulises Gutiérrez y Ubaldo Ramón Santana, respectivamente; una manera de demostrar que la Iglesia está unida y comprometida en cambiar la dura realidad que se vive en el país suramericano.

Un oscuro panorama

Según la Iglesia, Venezuela presenta “un oscuro panorama que se agrava cada día que pasa, porque no se ponen correctivos a los males y porque la causa que los genera avanza como una tenaza que se va cerrando, con sus secuelas opresivas y destructoras”.

Las razones de esta crisis las encuentra la CEV en “el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el “Plan de la Patria” –también llamado Socialismo del Siglo XXI-, “a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza”.

De manera que temas como la política, la economía, el desamparo social, la violación de los derechos humanos y el incumplimiento de la Constitución Nacional, son parte de esta exhortación que ha tenido respuestas negativas desde el Gobierno nacional.

Es así como en el aspecto político vinculado con la Asamblea Nacional dominado por una mayoría opositora, denunciaron que esta instancia tiene reducidas sus atribuciones, porque “sólo en regímenes totalitarios se desconoce la autonomía de los poderes públicos y se impide la libre manifestación de la ciudadanía”, leyó Padrón Sánchez.

“El intento de cercenar las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional y la ola de represión y persecución política que se desató en los últimos días lesionan gravemente el ejercicio de la institucionalidad democrática”, acotó el prelado.

El diálogo debe continuar, pero…

Otro de los puntos está relacionado con el diálogo entre el Gobierno y la oposición. “Agradecemos vivamente la disposición de servicio del Papa Francisco y lamentamos que su contribución a la paz de Venezuela haya sido mal interpretada”, expuso el vocero de la CEV. Considera que este debe continuar, pero no están de acuerdo con el formato, la metodología, la falta de objetivos claros y el cumplimiento de lo pactado.

“¿Por qué el gobierno no cumplió los acuerdos?”, se preguntó monseñor Padrón.

La iglesia cree que los venezolanos claman por un cambio de orientación política en el rumbo del país, planteado como si fuese un dilema: “o el Socialismo del Siglo XXI, ausente de la Constitución, o el sistema democrático establecido en la Constitución”.

En ese orden, clama por “un itinerario electoral como se acordó en la mesa de diálogo”, y retoma como propios los cuatro aspectos esbozados en la carta que el cardenal Pietro Parolín envió al Gobierno y a la oposición, el 1 de diciembre de 2016.

Agresiones y rumores contra la iglesia

Si bien el Gobierno de Maduro, hasta ahora, solo ha respondido con palabras altisonantes a las posturas de los obispos; no obstante, este 17 de enero, la residencia del arzobispo de Barquisimeto, Antonio López Castillo, fue objeto de agresiones, pintas y gritos de rechazo tras ser rodeada por los seguidores del partido oficialista.

¿Las razones? La homilía pronunciada en ocasión de la fiesta de la Divina Pastora el 14 de enero que, como siempre, congregó a millones de personas. López Castillo no se ahorró palabras para condenar al Socialismo del Siglo XXI y denunciar la dura realidad.

Como la mayoría de nuestro pueblo, no creemos en el comunismo socialista fracasado que nos ha traído tanta hambre, tanta miseria y tanto desastre (…) Somos demócratas y creemos en la democracia. ¡Viva la democracia!”, dijo el arzobispo.

Por su parte, Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, emitió un comunicado a sus sacerdotes y feligresía en general, advirtiendo la existencia de unos sonidos-rumores en los que se intenta desacreditar la comunión eclesial. “Insisten los autores anónimos que habría una fractura entre la CEV y el Nuncio”, alertó el prelado del Táchira.

Así mismo, llamó la atención en lo siguiente: “los obispos mantenemos nuestra comunión entre nosotros y el nuncio apostólico y el Papa. No estamos propiciando ninguna acción de violencia ni de tipo partidista”, acotó Moronta.

Los obispos venezolanos están convencidos que los preceptos “ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 22,39) y “no matarás” (Ex 20,13), “es la voz de Dios que resuena en el fondo de nuestras conciencias”. Por tanto, su misión “es anunciar al Dios de la vida y revertir la cultura de muerte en cultura de vida”, según insisten en la exhortación.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.