Aleteia

5 consejos sobre cómo leer a G.K. Chesterton

Comparte
Comenta

Página tras página, es una profunda sabiduría proveniente de un asombroso sentido común que salta a la vista

“¿Qué debería leer para familiarizarme con Chesterton?”.

Una pregunta sincera de una buena amiga.

Sin duda, es una lectora ávida que devora un surtido ecléctico de obras, desde Middlemarch de George Eliot a Alaska de Michener, pasando por El regreso del nativo de Thomas Hardy o Tarzán de los monos de Burroughs. Y además dispone de la paciencia suficiente como para esperar a que lleguen de la biblioteca, y la tenacidad de leer incluso los más áridos hasta la ultimísima página. Ahora, quiere abordar al periodista inglés y católico converso G. K. Chesterton.

“¿Por dónde debería empezar?”.

Dado que siento una gran devoción y profunda deuda hacia Chesterton (por mi fe católica y su entendimiento transformador de la vida) y dado que he escrito y hablado con efusión sobre este gigante intelectual y espiritual (¡y también físico!), me tomé la pregunta muy en serio. Y me hizo pensar… para un hombre que escribió miles de ensayos, casi 100 libros, una digna colección de obras de teatro y poemas y que podía aportar una perspectiva sabia e ingeniosa sobre temas tan variados, desde el queso al catolicismo, la pregunta esencial no es precisamente “qué leer” sino “cómo leer a G. K. Chesterton”.

Ahora bien, debo admitir que abarcar del todo a Chesterton es una tarea abrumadora. Además de la inmensa cantidad de escritos, hay que vérselas también con el peculiar estilo de Chesterton. Es una combinación de encanto risueño y honda sabiduría, en ciertos momentos críptico y a continuación claro como el agua. Sumergirse directamente en Ortodoxia (su mejor obra, en mi humilde opinión) sin tener experiencia previa con Chesterton es algo parecido a que un nadador neófito que contonee fanfarrón hacia el trampolín más alto, ajeno a las inmensurables profundidades que se abren bajo él. (Para mi experiencia personal, por favor lean esto).

Entonces… si Chesterton es en realidad tan abrumador, ¿merece la pena?

Sin duda alguna… sí.

  1. K. Chesterton vivió entre 1874 y 1936. Su vida abarcó los años menguantes de la reina Victoria y los inicios de la crisis de abdicación del rey Eduardo VIII. Presenció y discrepó vehementemente del avieso auge de los bolcheviques y los fascistas, así como de la devastadora caída del mercado bursátil en 1929. Fue testigo de los estragos de la Primera Guerra Mundial, de la decadencia de los años 20 y del creciente desdén hacia Dios. Y a medida que Chesterton maduraba en una cultura cada vez más estridente, ensimismada y cínica, se transformó de un agnóstico insignificante a un católico devoto y reflexivo. Quizás el mayor don de G. K. Chesterton fue el de su capacidad para ver y pensar con claridad. Página tras página, asalta al lector una profunda sabiduría nacida de un sorprendente sentido común. Su lectura merece el esfuerzo.

Así que, ¿cómo se lee a G. K. Chesterton?

30 frases de Chesterton para un mundo de locos como el de hoy
Primero, tomar a Chesterton en pequeñas dosis.

No consigo recordar si fue William F. Buckley o Richard John Neuhaus, pero se maravillaba al darse cuenta que, leyendo a Chesterton, únicamente podía asimilar unos pocos párrafos antes de sentir la necesidad de levantarse y alejarse caminando. Y lo hacía solo para poder pensar, digerir, ponderar y reflexionar sobre las múltiples capas de sabiduría que encontraba en su lectura. Yo mismo no podría estar más de acuerdo. Considere tan solo algunas de estas perlas:

“El ideal cristiano no ha sido probado y hallado insuficiente. Se lo halló difícil y se lo abandonó sin probarlo”.

“Los hombres no difieren mucho acerca de qué cosas llaman maldades; se distinguen enormemente en cuanto a qué maldades llaman excusables”.

“Las falacias no dejan de ser falacias solo porque estén de moda”.

“Estos son los días en los que se espera que el cristiano alabe todo credo excepto el suyo propio”.

“Sólo conozco dos tipos de personas: los dogmáticos que saben que lo son y los dogmáticos que no saben que lo son”.

Segundo, leer el relato de una amiga y colega

Aunque existen innumerables libros sobre G. K. Chesterton, ninguno supera la biografía escrita por su amiga y editora Maisie Ward. El libro Gilbert Keith Chesterton logra todo aquello a lo que aspiran las biografías: una memoria cálida y personal rica en anécdotas y empapada de las propias palabras de Chesterton. Ward (de la famosa pareja católica y la vez casa editorial Sheed & Ward, que trajo al mundo a Christopher Dawson, Ronald Knox, Jacques Maritain, Hilaire Belloc y Evelyn Waugh) sitúa a Chesterton en su contexto, lo cual es una proeza en sí cuando nos enfrentamos a un genio de millones de palabras e incontables reflexiones. (El subcampeón es Joseph Pearce y su maravillosa G. K. Chesterton: Sabiduría e inocencia).

Tercero, disfrutar de un ensayo de Chesterton

Un ensayo que me caló hondo durante mi travesía hacia el catolicismo fue Por qué soy católico (aquí en inglés original y aquí una traducción al español). Únicamente en este ensayo, el número de meditaciones penetrantes que derrocaron mi intransigencia hacia el catolicismo es deslumbrante. Entre otros de mis ensayos favoritos se encuentran La emancipación de la domesticidad, Correr tras el propio sombrero y The Diabolist. Los ensayos de Chesterton concentran su desbordante y arrolladora mente sin neutralizar su sagacidad. Existen numerosas ediciones y traducciones de los ensayos de Chesterton, así como estupendas compilaciones.

Cuatro, pasa tiempo con los que aman a Chesterton

La American Chesterton Society, por ejemplo, es un encantador grupo de admiradores de Chesterton que se reúne periódicamente para profundizar en las palabras y reflexiones de G. K. Chesterton. Entre sus miembros se incluyen hombres y mujeres religiosos, profesores universitarios, sacerdotes, actores, escritores y un variado etcétera. Esta animada organización fue mi primera y verdadera introducción a los prodigios de Chesterton. Bajo la guía del brillante y travieso Dale Ahlquist, la ACS ha obrado maravillas para acercar a G. K. Chesterton a una nueva generación y, por ello, les debemos gratitud. Nadie debería perderse publicaciones como la Gilbert Magazine de la ACS, The Chesterton Review de Seton Hall, St. Austin Review de Joseph Pearce  y cualquier cosa que escriba sobre Chesterton fray James Schall.

Por último, acurrucarse con un buen libro de Chesterton

Mis obras favoritas de Chesterton (si es que debiera limitar una selección) son Ortodoxia, Lo que está mal en el mundo, los misterios del Padre Brown, El hombre que fue jueves, La Iglesia católica y la conversión y La Cosa. ¡Pero recuerden! Cuando lean los libros de Chesterton, apliquen mi primera recomendación: dosis pequeñas. Y luego vuelvan una y otra vez a su lectura. Si tienen problemas con su escritura, perseveren y luego revisítenlo en otra ocasión, pero ¡no se rindan! Para parafrasear a una sabio pensador, “Cuando lea a Chesterton, no es Chesterton el que está a prueba, ES USTED”.

Así que, dichos quedan: cinco consejos sobre cómo leer a Chesterton. Confío en que los encuentren útiles.

En cuanto a mí, ni que decir tiene que mi cariño hacia G. K. Chesterton no conoce límites. Sinceramente, ha cambiado mi vida. Divertido y santo, vivaracho y comedido, aniñado y brillante, extravagante y sabio, Chesterton encarnó el júbilo que descubrió en una Verdad eterna. Y esa Verdad es la Fe católica. G. K. Chesterton descubrió a la Iglesia católica y me ayudó a mí también a descubrirla.

Así que podría preguntarse usted que cómo leo yo a Chesterton.

Pues lo leo con gratitud.

Con mucha gratitud.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
culturaG.K. Chesteronlibro
Newsletter
Recibe Aleteia cada día