Aleteia

Piden indulto para indocumentados en EE.UU. mientras la violencia anti inmigrante avanza

Bob Simpson-CC
Comparte
Comenta

Una propuesta para evitar la deportación masiva anunciada por Trump

Noam Chomsky, el conocido politólogo y lingüista estadounidense, junto con su hija Aviva, encabezan una petición de último minuto al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que, mediante una acción ejecutiva, indulte a los cerca de 11 millones de indocumentados que viven en el país y con ello se evite la deportación masiva anunciada por el presidente electo Donald J. Trump.

En un video lanzado recientemente, acorde a la campaña del grupo al que pertenece su hija (Inmigrant Worker Center Collaborative), Chomsky subrayó que en caso de producirse la deportación anunciada por Trump, ésta sería un “ultraje moral” y provocaría “una horrible tragedia humanitaria”. En el video, el profesor emérito del MIT insta a “urgir” a Obama que lleve a cabo “este paso necesario sin más demora”.

Si bien el tema del indulto a los cerca de 11 millones de indocumentados podría parecer imposible, para muchos activistas y asociaciones pro derechos de los inmigrantes, lo que sí sería posible en las tres semanas que restan de la administración Obama sería un perdón a los dreamers (“soñadores”), es decir, a los cerca de 700.000 jóvenes que llegaron ilegalmente, con sus familias, a Estados Unidos cuando eran niños.

A este respecto –sin embargo—la Casa Blanca ha sido muy clara al decir que el perdón presidencial no daría, por sí mismo, un estatus legal a los dreamers, por lo que sería muy difícil que Obama y el Partido Demócrata se jugaran el poco capital político que les dejó la elección del pasado 8 de noviembre, en una acción de clemencia que, fácilmente, sería echada abajo por los republicanos, que son mayoría en el Senado y en la Cámara de Representantes.

Los actos de odio racial, al alza

Uno de los efectos colaterales más visibles en la Unión Americana tras el triunfo de Trump y su retórica anti inmigrantes –sobre todos anti inmigrantes mexicanos—es, sin lugar a dudas, el aumento exponencial de los actos de violencia en contra de la comunidad hispana, de los afroamericanos, los musulmanes, los judíos, los asiáticos. Muchos de estos actos han sido registrados por las redes sociales.

El Southern Poverty Law Center ha registrado, del 9 de noviembre, un día después de las elecciones, a la fecha un total de 1.094 incidentes de odio en todo el territorio de la Unión Americana; de ellos 315 están directamente conectados con el tema migratorio.

Sobresalen los mensajes intimidatorios, las cartas, las pintadas y las groserías en contra de las minorías, especialmente en contra de los hispanos (la primera minoría étnica en el país).

La investigación señala que de los 315 incidentes de odio por la procedencia de las personas agraviadas, 152 fueron contra personas de origen latino; 134 en contra de árabes (lo que engloba el Norte de África, Medio Oriente y Oriente) y el resto, 64, en contra de personas con perfil asiático.

En varias ocasiones se ha visto también el recrudecimiento de la violencia contra las mujeres, los afroamericanos y los homosexuales. También han proliferado las pintadas de cruces gamadas o esvásticas nazis, así como mensaje nacionalistas, antisemitas y de propaganda de la organización supremacista blanca llamada Ku Klux Klan.

Finalmente, California lidera los actos de violencia racista, anti inmigratorios y étnicos, seguido de Nueva York y Texas. Donde mayormente se han producido estos actos es en escuelas, negocios y universidades.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día