Aleteia

¿Eres una persona agradecida?

Comparte
Comenta

Descubre cómo la gratitud mejora la vida

La emoción de expresar el valor de lo que se tiene, reconociendo su importancia, da nombre a uno de los sentimientos más bonitos que conocemos en el ser humano, la gratitud.

Y además de ser una palabra bonita y llena de positividad, es una de las claves que debería formar parte del camino de todos los que buscan la felicidad y la vida plena. Al final, ¿a quién no le gusta sentirse agradecido?

Agradecer nos saca de la posición de víctima de las casualidades de la vida y nos pone en el papel de protagonista, presentando una gama inmensa de elementos del mundo que vuelven nuestras quejas más insignificantes. Tal como el filósofo Alphonse Karr decía, “algunos se quejan de que las rosas tienen espinas, yo estoy feliz de que las espinas tengan rosas”.

Pero si la gratitud mejora la vida y es un camino a seguir para tener una vida más plena, ¿ya pensaste cuán presente está en tu vida?

Hoy te invitamos a agradecer más.

En caso de que no te sientas muy bien y no logres pensar en motivos y razones para ser agradecido, te presentamos algunas que te pueden ayudar:

Estar vivo

Recuerdo que cuando era niño, aproximadamente con 8 o 9 años, estaba jugando con mi hermano en el club. Como era una piscina dedicada a clavados, su profundidad llegaba a los 5 metros, es decir, no tenía la menor posibilidad de tocar el fondo con los pies.

En medio del juego, mi hermano empezó a apoyarse en mis hombros, y yo estaba más tiempo dentro del agua que fuera, sin respirar e intentando volver a la superficie… me acuerdo que toda mi vida (hasta ese momento muy corta) me pasó por la mente mientras oía las risas de mi hermano, que no entendía lo que estaba sucediendo debajo del agua.

Vivir una experiencia de riesgo de vida (sea una enfermedad o un accidente grave) hace que cualquiera entienda mejor el valor de la vida. Esos minutos que podrían haber sido los últimos son desesperanzadores, haciendo que tu único objetivo sea sobrevivir.

Claro que es común dejar de agradecer algo tan natural, pero la posibilidad de estar vivo y poder vivir el mañana es un motivo grande para agradecer.

Estar rodeado de personas que te aman

Terminar una relación o perder a alguien especial siempre es motivo para cuestionarse si podemos amar y ser amados. La respuesta más clara es que sí, estamos rodeados de personas que nos aman mucho y que a veces dejamos en segundo plano a causa de una relación amorosa fracasada.

Somos fruto del amor de una madre y descubrimos el amor en el ambiente familiar, un tipo de amor que nunca terminará. También descubrimos el amor con personas que aparecen por nuestra vida, algunas se vuelven amigos, otras compañeros y otras se vuelven el novio o novia. Recuerda ser agradecido por cada una de esas personas que te rodean y aman. Sé agradecido también por poder amarlas.

Tener cosas que te gustan

Se puede soñar o desear un nuevo iPhone, una nueva Playstation y un guardarropa lleno de piezas nuevas de esa marca que tanto te gusta, pero ¿no crees que deberías dejar de pensar en lo que te gustaría tener y mirar con más cariño lo que tienes? Tu casa, tus muebles, tu ropa, tu celular, tus libros, tus relojes, tu gato,…

Soñar con más de lo que se tiene es natural, pero no olvides mirar con cariño lo que ya has conquistado y en el valor de todo lo que tienes en tu vida.

Estar en una de las etapas más cómodas de la humanidad

Hubo un tiempo en que el hombre salía a cazar osos o tigres con una pequeña lanza de madera y comía carne cruda porque aún no dominaba el fuego. En otra época, se moría contaminado tras beber agua del río que bordeaba la casa a causa de un animal muerto en la corriente. En un tiempo, el hombre tenía que viajar caminando durante días para visitar a algún pariente en otra ciudad, si no tenía las condiciones de comprar algún caballo o mula además del que llevaba las cosas. En otro momento, se iba al baño en cubos durante la noche y se tiraba por la ventana por la mañana.

Cosas tan comunes como tener acceso a una ducha caliente, un microondas y un coche o transporte público son conquistas recientes. Siéntete agradecido por vivir en una época así.

Estar sano

Despertar por la mañana, levantarse de la cama, bañarse, lavarse los dientes, preparar café por la mañana, comer y salir a trabajar.

Si supieras la cantidad de gente que sueña con eso…

Ser agradecido frente a las pequeñas cosas que podemos hacer sólo por estar sanos es lo mínimo.

Aprender con la superación

Si la vida es un aprendizaje, sólo aprendemos en esos momentos en que nos superamos. Atravesar tristezas y desafíos que no imaginábamos, tener el poder de superarnos nos transforma como personas, normalmente para mejor.

Si estás pasando por un momento difícil, busca en tu pasado todo lo que ya has superado y entenderás mejor cómo agradecer este aprendizaje.

Aprovechar las pequeñas alegrías de lo cotidiano

Oír la lluvia mientras duermes, ver la luz del sol iluminando el cuarto por la mañana y sentir el aroma de café en la cocina: ¿por qué no aprovechar estos pequeños momentos agradables y ser agradecido por ellos?

Tener buenos motivos para agradecer

Estoy seguro de que en esta pequeña lista has encontrado algunos motivos para sentirte agradecido. Espero que tengas más motivos que los mencionados aquí y aproveches también para dejar tus consejos sobre lo que hay que agradecer.

Sé agradecido por cada momento, porque agradecer por la felicidad la hace más grande.

Por Eu te amo hoje

Newsletter
Recibe Aleteia cada día