Aleteia

NAVIDAD EN EL MUNDO: México con sabor a ron, color de Nochebuena y villancicos de alabanza

Linda
Comparte
Comenta

Una festividad que alimenta el espíritu y el cuerpo

Navidad es quizá una de las celebraciones más emotivas del año en México. No sólo porque es la base en la que se sustenta la fe cristiana sino también por su tradición familiar.

Una festividad que invita a creyentes y no creyentes a dejar de lado las diferencias que separan, une de manera especial a las personas e invita a hacer un alto en el camino para reflexionar sobre la propia vida y ponerse al servicio de los demás, especialmente los más desfavorecidos.

En esta fecha, son innumerables las tradiciones y costumbres que se ponen en marcha para dar vida a la gran fiesta del nacimiento de Jesús. En México son muy variadas las tradiciones que alimentan el espíritu y el cuerpo. Y aunque los vecinos del norte más consumistas hayan influido en nuestra cultura navideña, sigue habiendo un sentido religioso de la fiesta.

En México las celebraciones empiezan a partir del 16 de diciembre con las tradicionales posadas. También se puede ver por las calles las ferias o mercadillos artesanales y los Nacimientos por varios rincones de la ciudad, así como la Flor de Nochebuena (poinsettia) que adorna cada casa y cada rincón del país. Una flor que es nativa del sureste de México y a quienes lo mexicas llamaban Cuetlaxóchitl (“Flor que se marchita”).

Están también las pastorelas, que son pequeñas representaciones teatrales y musicales del Belén de Nazaret; en las escuelas son un clásico con el que se cierra el ciclo escolar.

Cuando ha llegado la vigilia de Navidad, también llamada Nochebuena, se acostumbra reunirse en familia y a agradecer a Dios por los dones recibidos durante el año, así como a evocar los propósitos del que viene. Hay un momento también en que se intercambian regalos, y a los niños les hace especial ilusión.

También se suele rezar frente al Nacimiento y cantar los emotivos villancicos. En la cena se despliega una enorme mesa con comida, antojitos y dulces tradicionales de Navidad. Algunas familias también suelen ir a la Misa del Gallo a la medianoche, aunque poco a poco, muchas familias prefieren ir a misa más temprano para que los más jóvenes y ancianos puedan participar también.

Tradiciones más populares mexicanas de la cena de Nochebuena

La última posada: Las posadas que se celebran del 16 al 24 de diciembre conmemoran el camino que realizaron José y María para encontrar un lugar en donde poder dar a luz al niño Jesús. Para pedir posada se forman dos grupos: los posaderos y los que representan a María y a José, un grupo se queda dentro de la casa y el otro sale fuera. Comienzan los cantos para pedir posada. Al final, cuando el posadero abre la puerta a la Sagrada Familia, se entra cantando jubilosos a la casa. Se arrulla al Niño Jesús y se le deposita en la cuna pues, finalmente, ha encontrado un lugar para nacer, todo esto cantando alegres villancicos.

La piñata: La piñata forma parte de la fiesta de Nochebuena: los niños cantan una canción tradicional, golpean por turnos la piñata que suele contener dulces navideños (colación, alegrías, tamarindos, paletas enchiladas, fruta; caña de azúcar, mandarinas, etc.) y al romperse caen y los pequeños corren tras ellos.

La cena y sus manjares: Está por supuesto el pavo o más comúnmente llamado guajolote, los romeritos con mole y camarones, el bacalao a la vizcaína, los buñuelos, los tamales, el atole de diferentes sabores y el tradicional ponche, preparado con ron y una variedad de frutas. Aquí te mostramos cómo hacerlo:

 


ProtoplasmaKid

Receta de ponche mexicano

20 tejocotes

10 guayabas

1 taza ciruela pasa

200 gr tamarindo

6 trozos caña de azúcar

4 manzanas

6 trozos canela (15 cm)

Piloncillo al gusto

cáscara de naranja

ron o brandy

20 a 30 tazas agua

Lava y parte la fruta, añádela a una olla de agua hirviendo junto al tamarindo, piloncillo, canela y la caña de azúcar. Una vez cocida la fruta retírala del fuego y añade el ron o brandy. Se suele tomar caliente.

Son muchísimas las formas en que se celebra esta fiesta de Jesús, y es imposible en este artículo detallar cada tradición, pues cada familia añade o quita lo que acostumbra más, cada estado de la República cuenta con una riqueza de costumbres, pero hay algo que permanece siempre: la alegría de estar en familia, el ambiente de paz y júbilo que se respira, y la profunda felicidad de conmemorar un año más el nacimiento del Salvador.

Y tú ¿cómo celebras la Navidad? Compártelo con nosotros.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día