Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 17 enero |
San Antonio Abad
home iconActualidad
line break icon

¿Quién se anima a quitarle la venda a la explotación sexual de menores?

Blemished Paradise-cc

Pablo Cesio - publicado el 15/12/16

Un tema escondido, pero latente y muchas veces naturalizado en países como Colombia

El caso de Yuliana Samboliní, una niña colombiana de siete años violada, torturada y asesinada, conmocionó en los últimos días a la sociedad entera y la exclamación de justicia no se hizo esperar. El principal sospechoso del crimen confesó su autoría fue procesado y ahora enfrenta la instancia judicial.

Detrás de este lamentable episodio aparece un tema que suele percibirse como invisible, pero que en realidad está más latente que nunca: la explotación sexual de menores.

Pues el principal sospechoso de este crimen también fue investigado como cliente de las redes delincuenciales que operan en Bogotá (Colombia), indica El Espectador.

Según un informe reproducido por este medio que realizó la Fundación Renacer en Colombia–organización que lucha contra la explotación sexual de menores-, los niños y adolescentes terminan victimizados por proxenetas, comerciantes y hasta familiares, quienes muchas veces optan por mirar hacia un costado.

La investigación, concentrada en algunas zonas particulares de Bogotá, también saca a la luz que varios espacios destinados a actividades legales se transforman en perfectos escenarios para la proliferación de redes de explotación. Incluso, muchos de los responsables de estos lugares terminan favoreciendo la actividad por omisión solo para que sus negocios no tengan una caída.

Por ejemplo, sucede en hoteles, lugares de apuesta, pero también en supermercados y papelerías.

Y todo esto sucede a la luz de las autoridades que no actúan con firmeza para tomar las riendas sobre el asunto.

La investigación prosigue estableciendo que la explotación sexual de menores en Bogotá se ha normalizado y en muchos casos en vez de interpretarse como crimen se lo termina aceptando como un trabajo.

“El hecho de que una madre sea trabajadora sexual, no necesariamente puede ser considerada como explotadora. Al contrario, en el contexto de la calle, los proxenetas pueden tener acceso muy fácil a los niños de nuestra localidad. Pues si viene a buscar una trabajadora sexual adulta, ahí se pueden camuflar más fácil a las niñas e incluso a los niños”, expresa a El Espectador una comisaria de una de las localidades colombianas más afectadas por el tema.

El rol de los familiares en la complicidad de esta explotación forma parte de uno de los capítulos más tristes del tema. Pues en muchos casos estas personas cercanas terminan sacando réditos económicos debido a que los niños y adolescentes de esta forma también colaboran para pagar los gastos hogareños.

A raíz de esta situación generalizada Bogotá se ha transformado en un lugar elegido por parte de turistas que buscan a este tipo de pequeños, ocasión que también termina promoviendo la trata de personas.

Para la Fundación Renacer, los teléfonos móviles y las redes sociales se han transformado en excelentes canales para seguir haciendo invisible el delito debido a la capacidad de ostentar con el anonimato.

“Los teléfonos móviles y las redes sociales ofrecen una cierta invisibilidad corporal -ya no es necesario exhibir el cuerpo en calles y parques- y al mismo tiempo un manto de protección a los explotadores”, especifica el estudio.

Por último, aparece el tema de las secuelas en los menores. Del testimonio de quienes participaron del estudio de desprenden problemas de baja autoestima, depresión, adicciones, embarazo precoz, abortos y enfermedades de trasmisión sexual, entre otros.

La explotación sexual de menores no es un tema exclusivo de Bogotá, ni muchos menos otros países de diversos continentes. No obstante, representa un gran llamado de atención (el gran objetivo de la Fundación Renacer tras la elaboración del informe) y al mismo tiempo de exhortación para que alguien de una vez por todas se anime a quitarle la venda a un tema que parece invisible, pero que está más latente que nunca.

Tags:
colombiaexplotación sexualinfancianiños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.