Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 19 abril |
San León IX
home iconEspiritualidad
line break icon

Hubo quien siendo llamado por Jesús no le siguió

Unsplash

Primeros Cristianos - publicado el 28/10/16

Tres vocaciones frustradas

Continuando el camino acuden a Jesús tres hombres con el ánimo de seguirle. Se ha corrido la voz del Maestro, le buscan y, cuando le encuentran, le manifiestan sus deseos de entrega.

Un escriba lleno de generosidad

El primero es un escriba lleno de generosidad. «Mientras iban de camino, uno le dijo: Te seguiré adonde quiera que vayas. Jesús le dijo: Las zorras tienen sus guaridas y los pájaros del cielo sus nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde reclinar su cabeza»(Lc). Ésta era la situación real de Jesús. Rechazado en Galilea y en Judea es un maestro itinerante sin lugar de reposo fijo ni lugar para enseñar. El que le quiera seguir debe estar dispuesto a esta vida dura, lejana a las ilusiones de un maestro, y menos aún de un rey.

Respuesta afirmativa pero con reticencias

«A otro le dijo: Sígueme. Pero éste contestó: Señor, permíteme ir primero a enterrar a mi padre». Ahora es Jesús el que llama, como lo ha hecho en tantas ocasiones. La respuesta es afirmativa pero con reticencias. «Y Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios» (Lc). Coloca la vocación por encima de toda otra obligación. Nada debe ponerse por delante del amor de Dios.

El cariño filial

«Otro dijo: Te seguiré, Señor, pero primero permíteme despedirme de los de mi casa. Jesús le dijo: Nadie que pone su mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios»(Lc). El cariño filial es importante, pero el amor a Dios lo es más. A lo largo de los tiempos ¡cuantos discípulos que siguen a Cristo en las diferentes vocaciones de su Iglesia, recordarán que también ellos pusieron la mano en el arado y mirar hacia atrás significa perder todo derecho a la herencia eterna!

En los tres casos, Jesús plantea la radicalidad de un amor total y sin concesiones ni a la vida fácil, ni a posibles engaños revestidos de caridad. Esta va a ser la actitud de Jesús siempre, pero más en aquellos meses.

Enrique Cases, Tres años con Jesús.

Artículo originalmente publicado por Primeros Cristianos

Tags:
bibliaevangeliojesucristovocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
2
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
3
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
4
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.