Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

La llamada de Jesús que revoluciona la vida

franz12 | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 11/05/21

Lo sintió Mateo y cualquiera puede vivirlo: nadie es digno de Dios y precisamente reconocerlo te lleva a acoger su misericordia transformadora

Hay una serie que me está tocando el corazón.Cada capítulo que veo me abre el alma y me rompe un poco por dentro.

Conozco la historia porque la he leído muchas veces. En la serie Chosen se recrea la vida de Jesús.

Una historia que no trae la novedad de un guión novedoso. Pero en ella me cuenta lo que ya conozco de una forma diferente. Poniendo color y vida a lo que yo sueño en mi corazón.

La llamada de Mateo

El otro día presencié la vocación de Mateo:

«Vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado en el lugar donde cobraba los impuestos para Roma. Jesús le dijo: –Sígueme. Mateo se levantó y le siguió».

Mt 9,9

Muchas veces me la he imaginado en mi alma. Me gusta este apóstol que deja todas sus seguridades por seguir a Jesús. Y nunca olvida de dónde viene, su pasado.

En su Evangelio, al hablar de sí mismo, no se olvida de su historia, de su pecado público:

«Mateo, el que cobraba impuestos para Roma».

Mt 10,3

Era publicano, recaudador de impuestos y siempre lo seguiría siendo. Porque uno no renuncia nunca a su pasado.

Era uno de los doce y se menciona de esta forma para no caer en el orgullo de creerse especial.

Como publicano había sido odiado por los suyos, por los judíos y se había arrastrado con actitud servil ante los romanos.

Había sacado provecho de su inteligencia, haciendo de su trabajo una fuente de dinero.

¿Digno de Dios?

Este hombre tenía un alma pura y empezó a observar de lejos a Jesús. No se atrevía a acercarse, porque no era digno. En realidad nadie es digno.

En la ordenación sacerdotal el obispo pregunta:

«¿Saben si es digno?».

Siempre me ha resultado difícil esa pregunta. Creo que nadie es digno de nada.

Y sé muy bien que en el momento en el que me sienta digno me alejaré de Dios, porque no me hará falta ya su misericordia.

Veré todo como un derecho, como un pago por mis servicios, como si lo mereciera todo y no me hiciera falta tocar la misericordia.

Llamado por su nombre

En esa escena Jesús pasa un día delante de su puesto donde él cobraba impuestos y lo llama por su nombre: «Mateo».

Lo llama y lo mira. Y le pide que lo siga. Pero él, que no se siente digno, no entiende nada. ¿Él? Si no es digno.

Así lo piensan también Pedro y los otros discípulos que miran la escena sorprendidos.

Es diferente a ellos, es un enemigo del pueblo. Alguien que se aprovecha de las circunstancias adversas para sacar un provecho personal. ¿Por qué convivir con aquel al que todos odian?

Y entonces Jesús le pide a Pedro que se acostumbre a lo diferente. Él no lo entiende. Y Mateo ese día se va con Jesús a una cena que dará en su propia casa.

Dejarlo todo

Lo deja todo por culpa de esa llamada tan clara. No sabe lo que va a hacer ahora. Sólo es consciente de lo que tiene que dejar detrás para poder seguir al Maestro.

Y lo deja todo. Deja su dinero, su posición, su seguridad. Sigue a Jesús a cambio de nada.

Parece todo tan absurdo en ese seguimiento sin rumbo. Ese seguimiento sin beneficio, ni ventajas.

Lo deja todo por culpa de esa mirada, por esa voz que pronuncia con claridad su nombre en medio de tantos ruidos.

¿Es eso posible? ¿Merece la pena?

Soltar por una mirada de amor

Yo digo que sigo a Jesús. Que lo he dejado todo por Él más de una vez. Pero luego veo cómo me aferro a mi puesto, a mi lugar, a mis bienes, a mi prestigio, a mi gente, a mi posición.

Estoy dispuesto a acallar todas esas voces que pretendan sacarme de mi seguridad para seguir a Jesús por caminos extraños.

Mateo ese día estaba apegado a muchas seguridades. Era un privilegiado de su pueblo. Era un protegido. Tenía dinero y posición.

El odio de sus hermanos no le importaba. En su soledad estaba seguro. ¿Por qué tiene que dejarlo todo? Por una mirada que lo hace sentirse valioso y amado.

Jesús es quien elige

Jesús lo elige a Él. Él, en realidad, no elige ser su discípulo. Ni se imagina esa opción. Jesús se salta toda la lógica y llama a un enemigo del pueblo.

Comer con publicanos y pecadores es lo peor que Él puede hacer. Y lo hace. Come con los miserables, con los indignos.

A veces me preocupa sentir que tengo derecho a la vida, a la alegría, al amor, a que las cosas salgan según mis planes.

Es como si creyera que tengo derecho a todo lo bueno que me pasa en esta vida. Me asusta dejar de pensar que necesito la misericordia para caminar cada mañana.

Sin esa misericordia de Jesús con Mateo mi vida no tiene sentido.

Necesito que Jesús me mire, me llame por mi nombre y me pida que lo siga. Necesito que se detenga ante mi puesto donde vivo seguro en mis posesiones y bienes.

Y me diga que me llama, que quiere estar conmigo. Que me lo diga cada día. Para que no me crea digno. Para que saboree de nuevo mi pobreza, mi pecado, mi mediocridad.

Y escuche de nuevo con fuerza esa voz que me levanta, me sana y me hace sentirme querido.

Tags:
jesuslibertadmisericordiavocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.