¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Bebes muchos refrescos? ¡Cuidado!

Comparte

Por qué la OMS propone aplicar impuestos a las bebidas azucaradas

Los datos son preocupantes: uno de cada tres adultos en todo el mundo tiene sobrepeso y la prevalencia de la obesidad se ha duplicado desde 1980. La situación es seria especialmente entre los más jóvenes: en 15 años, el número de niños de menos de cinco años obesos o con sobrepeso ha aumentado y hoy son 41 millones. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) estamos ante una epidemia de obesidad de proporciones globales provocada por el elevado consumo de grasas y azúcares y por un estilo de vida demasiado sedentario.

Otro efecto del consumo de azúcares y del sedentarismo es el avance de la diabetes, que cada año mata a 1,5 millones de personas, mientras que otras 2,2 millones de personas mueren por los altos niveles de glucosa en la sangre.

Ante este avance, la OMS propone una acción drástica: establecer un alto impuesto del 20 por ciento sobre las bebidas azucaradas para así reducir la epidemia de obesidad y diabetes que afecta a cientos de millones de personas.

Según la organización, un impuesto del 20 por ciento puede conseguir una reducción similar del consumo de estas sustancias, según un informe elaborado por expertos de la OMS.

El tema es que hay muchas personas, frecuentemente niños, acostumbrados a utilizar bebidas azucaradas a lo largo de todo el día, y también durante las comidas facilitando el aumento de peso y desembocando con frecuencia en la obesidad.

El llamamiento de la OMS se produjo la semana pasada, coincidiendo con la publicación de un estudio liderado por investigadores en EE UU según el cual Coca-Cola y Pepsi han aportado decenas de millones de dólares a organizaciones de salud para lavar su imagen y restar apoyos a las leyes que quieren establecer impuestos sobre estas sustancias.

En nuestras dietas no hay necesidad de azúcar, que están presentes en los alimentos que consumimos, en especial frutas.

Sin embargo, una sola lata de refresco convencional contiene más del 100 por ciento de todos los azúcares libres considerados óptimos para un día, más o menos unos 40 gramos de azúcar.

Los expertos sugieren consumir azúcares libres por debajo del 10 por ciento de sus necesidades energéticas globales (un terrón por día) y que se baje a menos del 5 por ciento para obtener beneficios adicionales para su salud (medio terrón).

Los azúcares libres engloban la glucosa, la fructosa o el azúcar de mesa que se añaden artificialmente a las bebidas y las comidas, así como los que están de forma natural en productos como la miel o los zumos.

“El consumo de azúcares libres, incluidas las bebidas azucaradas, es uno de los principales factores del incremento global de personas que sufren obesidad y diabetes”, ha declarado Douglas Bettcher, director de Prevención de Enfermedades no Infecciosas de la OMS.

“Si los gobiernos ponen impuestos a productos como las bebidas azucaradas, pueden reducir el sufrimiento y salvar vidas”, asegura.

Por otro lado, la OMS subraya que lo que se recaba de estos impuestos se puede utilizar para reducir el costo del tratamiento de esas enfermedades y financiar políticas de promoción de la salud.


Artículo originalmente publicado por Ciudad Nueva

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.