Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
Santa Florentina
home iconDesde Roma
line break icon

Francisco: el buen ladrón, condenado a muerte y modelo para nosotros

Vatican Insider - publicado el 28/09/16


La Iglesia «no es solo para los buenos o para los que parecen buenos o se creen buenos; la Iglesia es para todos, y también, preferiblemente, para los malos, porque la Iglesia “es” misericordia». Lo dijo Papa Francisco durante la Audiencia general de este miércoles, que se concentró sobre la figura del buen ladrón que, encomendándose a Jesús, al final «se robó el cielo», y por esto es un «condenado a muerte» que nos sirve a nosotros «como modelo». Llamado de Francisco por Alepo: «Los responsables de los bombardeos rendirán cuentas frente a Dios».

«Las palabras de Jesús en la cruz encuentran su culmen en el perdón», explicó Francisco al reflexionar sobre el pasaje del evangelista Lucas que narra las últimas horas de Jesús, antes de la muerte, entre los dos criminales crucificados a su lado. El primero «insulta» a Jesús, «como lo insultaba toda la gente, ahí, como hacen los jefes del pueblo», todos incapaces de comprender por qué «el Mesías, el enviado de Dios» «no hace nada para salvarse» y permanece en la cruz. «Y todos nosotros sabemos —continuó el Papa— que no es fácil quedarse en la cruz, en nuestras pequeñas cruces de cada día: no es fácil. Él en esta gran cruz, en este gran sufrimiento, se quedó ahí y nos salvó, ahí nos mostró su omnipotencia y ahí nos perdonó», y estamos todos llamados: «buenos y malos». La Iglesia no es solo para los buenos, o para los que parecen buenos o se creen buenos; la Iglesia es para todos, y también, preferiblemente, para los malos, porque la Iglesia “es” misericordia».

Después, Francisco añadió: «A los que están clavados a una cama de hospital, a los que viven encerrados en una cárcel, a todos los que están atrapados por las guerras, yo les digo: vean al Crucificado; Dios está con ustedes, permanece con ustedes en la cruz y se ofrece a todos como Salvador. Él nos acompaña, a todos nosotros, a ustedes, que sufren tanto, crucificado por ustedes, por nosotros, por todos. Dejen que la fuerza del Evangelio penetre en su corazón y los consuele, les dé esperanza y la íntima certeza de que nadie está excluido de su perdón».

Después, está el llamado «buen ladrón», «sus palabras son un modelo maravilloso de arrepentimiento, una catequesis concentrada para aprender a pedir perdón a Jesús»: «Jesús está ahí en la cruz para estar con los culpables: mediante esta cercanía, Él les ofrece la salvación. Lo que es escándalo para los jefes y para el primer ladrón, para aquellos que estaban ahí y se burlaban de Jesús, este, en cambio, es el fundamento de su fe. Y así, el buen ladrón se convierte en testimonio de la Gracia; sucede lo impensable: Dios me ha amado a tal punto que murió sobre la cruz por mí. La fe misma de este hombre es fruto de la gracia de Cristo: sus ojos contemplan en el Crucificado el amor de Dios por él, pobre pecador.«Es cierto, era ladrón, era un ladrón: es cierto. Había robado toda la vida. Pero al final, arrepentido de lo que había hecho, viendo tan bueno y misericordioso a Jesús, logró robarse el cielo: ¡este es un buen ladrón!». Y él, concluyó el Papa, llamó por nombre a Jesús: «es una oración breve, y todos nosotros podemos hacerla muchas veces durante el día: “Jesús”. “Jesús”, simplemente. ¡Hagámoslo todos juntos tres veces! Adelante: “Jesús, Jesús, Jesús”. Y así, háganla durante el día».

Al final de la catequesis, el Papa pronunció un llamado por «la amada y martirizada Siria». «Me siguen llegando noticias dramáticas sobre la suerte de ls poblaciones de Alepo, a las cuales me siento unido en el sufrimiento, mediante la oración y la cercanía espiritual. Expresando profundo dolor y viva preocupación por lo que sucede en esta ya martirizada ciudad, en la que mueren niños enfermos, jóvenes enfermos, viejos, todos… renuevo el llamado a comprometerse con todas las fuerzas en la protección de los civiles, como obligación imperativa y urgente. Y llamo a las conciencias de los responsables de los bombardeos —añadió—, que tendrán que rendir cuentas frente a Dios».

En el momento de los saludos Papa Francisco pidió que los mexicanos que estaban presentes en la Plaza San Pedro cantaran a la Guadalupana «por los sufrimientos de este pueblo». Se refería principalmente al asesinato de tres sacerdotes en la última semana. 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.