Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo podemos salvar el sueño de esta isleña?

Facebook mahani teave
Comparte

Los residuos están atorando a la Isla de Pascua; más concientización y acción pueden salvar a sus habitantes

La Escuela de Música Rapa Nui está ubicada en la Isla de Pascua. Además de albergar a alumnos ávidos por aprender a utilizar instrumentos y crear diferentes piezas musicales, se caracteriza por tener una estructura un tanto particular, pues combina distintos materiales como cemento, botellas de vidrio, neumáticos, latas de aluminio, entre otros.

Se trata de una estructura autosuficiente y ecológica cuyo sistema fue impulsado por el popularmente conocido “guerrero de la basura”, líder de la organización Eartship Biotecure, Michael Reynolds.

Esta escuela de música, que está en marcha, pretende salvaguardar la cultura nativa y fomentar el desarrollo integral de los niños y jóvenes de la isla.

Pero el origen de esta escuela quizás no hubiera sido posible sin el sueño Mahani Teave, la primera nativa de la isla concertista de piano, quien tuvo que viajar a otros países para formarse y cuando lo logró quiso hacer algo para ayudar al lugar que la vio nacer. Junto a otros habitantes formó la ONG Toki a través de la cual se creó la escuela.

Con el desarrollo de la sede y la activación del proyecto autosustentable se espera que para 2017 tenga alrededor de 225 alumnos, indica el portal dedicado a viajes Imagina Isla de Pascua.

En ese sentido, el sistema impulsado por Reynolds permite entre otras cosas promover una mayor concientización a favor de los modelos autosustentables además de destacar la importancia del reciclaje.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos a favor del reciclaje de Reynolds y otros voluntarios, de un tiempo a esta parte el tema de la basura es uno de los más importantes que tienen que enfrentar los habitantes de esta isla ubicada a más de 3.500 kilómetros de la costa chilena, siendo una de los lugares habitados más aisladas del mundo.

A la hora de encontrar una explicación para esta crisis ambiental que se está viviendo en la isla podría considerase lo siguiente:

“La corriente está generando acumulación de basura que viene desde América del Sur y, hacia el Ecuador, la otra corriente nos lleva basura a la isla y se forma concentración de basura plástica. Está dentro de los cinco puntos del mundo donde se concentra basura en el océano”, señaló en diálogo con Radio Francia Internacional Ludovic Burns Tuki, director ejecutivo de la Mesa del Mar, agrupación de asociaciones locales, que busca dl mismo modo combatir la pesca ilegal.

También colaboran con la contaminación los 95.000 turistas que llegan anualmente a la isla, además de los buques pesqueros que se acercan al lugar y dejan desechos de plásticos, siendo que algunos incluso terminan en el estómago de los peces.

A esto se suma la labor de los propios isleños que no siempre encuentran una solución adecuada para tratar el tema de los desechos, pues menos de la mitad separa los residuos.  No obstante, en la isla también hay voluntarios que desde hace años luchan por un lugar más limpio.

Tal es el caso de Piru Huke, una funcionaria de la municipalidad, que dice tenerle declarada la guerra a la basura que proviene del mar por lo dañina, entre otras cosas, para los peces.  En diálogo con La Tercera reconoce que su labor “no es suficiente” y que a veces se siente impotencia.

© Claudio Amarza - Facebook Oceana Chile by fair use

Más concientización para salvar el sueño

Así como la Escuela de Música surgió con el objetivo de rescatar el arte y la cultura rapanui -y fomentar el desarrollo integral de los niños y jóvenes de Isla de Pascua-, ahora el desafío pasa también por salvar a la isla de la basura y con ello el sueño de Mahani y del resto de los habitantes.

Hagamos que los moai -las estatuas gigantescas hechas en roca y que forman parte de la identidad de la isla- junto a sus habitantes sean los verdaderos protagonistas y no pierdan esta dura batalla contra la basura. Para ello se necesita más concientización y acción.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.