Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
San Sabás Reyes
home iconDesde Roma
line break icon

Las epístolas de Francisco y los problemas de Argentina

Vatican Insider - publicado el 02/08/16

“El trabajo es tan difícil lograrlo, sobre todo cuando seguimos viviendo momentos en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos”. Francisco está preocupado por la Argentina. Así quedó claro en estas palabras, parte de una carta que mandó a su país natal con motivo de la fiesta de San Cayetano, que se celebrará el próximo 7 de agosto. Es la segunda misiva en apenas un mes. Detalle para nada menor, que demuestra cómo sigue de cerca la situación en su tierra natal. Y no va a dejar de alzar su voz por quienes más sufren. 

Primero fue una misiva con motivo de la fiesta del Bicentenario de la Independencia, que se celebró el pasado 8 de julio. Entonces manifestó su cercanía con los “llagados” de su tierra: los enfermos, indigentes, presos, los que no tienen trabajo y pasan todo tipo de necesidad. Se ubicó junto a ellos, y aseguró que son “los hijos de la patria”. Una patria que da pertenencia y que “no se puede vender” porque, como ocurre con la madre, tampoco a la “Madre patria se la vende”. Habló también de la región, de América Latina, e imploró que Dios la cuide de “todo tipo de colonización externa”.  

Para el Bicentenario el Papa pudo hacer un saludo de ocasión, evitar la referencia a la Madre patria y sus implicaciones. Sin embargo optó por otro mensaje, una crítica implícita a la situación que vive el país. Sin personalizar, porque no se trata de asuntos personales, ni políticos. Por eso buscó palabras sutiles, de gran contenido entre líneas. 

Lo mismo ocurrió ahora. Por primera vez desde que es pontífice, Jorge Mario Bergoglio se vio en la obligación de escribir una carta por la fiesta de San Cayetano. Uno de los santos más venerados en Argentina, patrono del pan y del trabajo. Dirigió el escrito al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, como el anterior dedicado al Bicentenario. Esto tampoco es casual, pareció más bien un llamado de atención para los obispos, una invitación a que comprendan el mensaje.  

“Recuerdo conmovido los 7 de agosto en Buenos Aires. La misa en el Santuario de Liniers y luego el recorrido de la cola de la gente hasta el Estadio de Vélez. Saludar, escuchar, acompañar la fe de ese pueblo sencillo… y tantas veces, ante la angustia de hombres y mujeres que quieren y buscan trabajo y no encuentran …, sólo atinaba a un apretón de manos, una caricia, mirar esos ojos humedecidos de dolor, y llorar dentro. Llorar sí, porque es duro cruzar tu vida con un padre de familia que quiere trabajar y no tiene posibilidad de lograrlo”, contó el Papa, evocando sus tiempos de cardenal y arzobispo.  

Entonces siguió con un relato sugerente. Una pequeña historia con moraleja, casi una “parábola” incluida en una epístola. Como en las sagradas escrituras. Recordó que a san Cayetano los argentinos le piden pan y trabajo. El pan, estableció, es más fácil de conseguir gracias a la solidaridad; pero el trabajo es más difícil, “sobre todo cuando seguimos viviendo momentos en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos”. Añadió que el pan obtenido por caridad soluciona parte del problema, “pero a medias”, porque no es el pan ganado con el trabajo. “Una cosa es tener pan para comer en casa y otra es llevarlo a casa como fruto del trabajo. Y esto es lo que confiere dignidad”, apuntó. 

“Cuando pedimos trabajo estamos pidiendo poder sentir dignidad; y en esta celebración de san Cayetano pedimos esa dignidad que nos confiere el trabajo; poder llevar el pan a casa. Trabajo, esa T (que junto con las otras dos T: Techo y Tierra) está en el entramado básico de los derechos humanos; y cuando pedimos trabajo para llevar el pan a casa estamos pidiendo dignidad”, dijo. 

Y estableció: “La sabiduría de nuestro pueblo usa un dicho para calificar a quien, pudiendo trabajar no lo hace: ‘Ese vive de arriba’. Nuestra gente menosprecia a quienes ‘viven de arriba’, porque arteramente atisban en ellos una cierta falta de dignidad”. 

Su carta concluyó con una llamado a todos los obispos argentinos. Les pidió acompañar a los hermanos que reclaman pan y trabajo, haciéndolo “con cariño, cercanía y oración”. Es más, instó a implorar que nunca falte el trabajo ni siquiera en la Iglesia, “ese trabajo al que nos envía el señor y que nos confiere dignidad”. 

Como es claro, Francisco decidió comunicarse con su pueblo mediante las epístolas, echando mano de un recurso evangélico. Una comunicación directa, con textos de su puño y letra que dejan claro su pensamiento. Ahora nadie puede restarle importancia a sus posiciones. Ni decir que todo “es cosa de sus voceros”. Tampoco se puede argumentar que tal o cual comentario “no salió en un medio oficial del Vaticano”.  

Aquellos que la prensa argentina tildó de “voceros de cuarta”, el Papa los considera, en la intimidad, como unos “profetas”. En una perspectiva bíblica los profetas precedieron al mesías, pero fueron rechazados por los jefes del pueblo. Anunciaron la llegada de Jesús, pero su palabra fue tan incómoda que terminaron mal. El tiempo de los profetas para la Argentina parece superado, aunque su autoridad moral mantiene más vigencia que nunca. Ahora, para la nación del Papa, llegó el tiempo de recibir la palabra del pastor. ¿La sabrá escuchar?  

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
5
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
PRINCE PHILIP
Cerith Gardiner
11 datos interesantes sobre el difunto príncipe Felipe
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.