Aleteia

Recuerda estas 11 cosas cuando una persona que amas tiene depresión

Comparte

Decir cosas como “vas a estar bien”, “sólo necesitas salir de casa” no tienen sentido

  1. La depresión no es una elección

La depresión es una de las experiencias más indefensas y frustrantes que puede tener una persona. A veces se siente triste, a veces vacía, a veces no siente absolutamente nada.

Hay momentos en que la depresión puede dejar a alguien sintiéndose paralizada en su propia mente y cuerpo, incapaz de hacer las cosas que le gustaban hacer o las cosas que sabe que debe hacer. La depresión no es sólo un mal día o de mal humor y no es algo que puede simplemente “pasar por alto”. Recuerda que nadie elige estar deprimido.

  1. Decir cosas como “vas a estar bien”, “sólo necesitas salir de casa”, no tiene sentido.

Es fácil decirle a alguien esas cosas porque piensas que le estás dando una solución o una manera sencilla de hacerla sentir mejor y aliviar su dolor, pero ese tipo de frases siempre van a parar a un vacío, insultante y esencialmente sin sentido.

Al decir estas frases les creas tensión, haciendo que se sientan inadecuados, y como si tú no estuvieras reconociendo lo que ellos están pasando por intentar poner un peso sobre un problema mucho mayor. Ellos entienden que estás intentando ayudar, pero esas palabras solamente los hacen sentir peor. Un abrazo silencioso puede hacer mucho más que usar proverbios clichés.

Lo que puedes decir en lugar de eso:

Estoy aquí para ti. Creo en ti. Creo que eres más fuerte que esto y creo que vas a superar esto. ¿Qué puedo hacer para ayudar? ¿Qué piensas que te puede hacer sentir mejor?

Evita ofrecer consejos, por el contrario, sólo deja saber que estás ahí para ellos y pregúntales cómo puedes ayudar para que se sientan mejor.

  1. A veces, ellos tienen que apartarte.

Las personas que sufren de depresión muchas veces se sienten frustradas con el sentimiento como si ellas fueran un peso para otras personas.

Esto hace que se aíslen y se aparten de las personas que más necesitan. Si ellos se vuelven distantes, recuerda que saben que estás ahí todavía, pero no intentes forzarlos a salir o hablar sobre lo que está sucediendo si no quieren.

  1. Estás autorizado a quedarte frustrado.

Las personas deprimidas necesitan sentirse amadas y apoyadas.

Pero si ellas empiezan a crear un impacto negativo en tu vida, estás autorizado a reconocer eso y descubrir cómo mostrarles amor y bondad, sin autosacrificio.

  1. Es importante discutir y crear límites.

En esos momentos de frustración, es importante dar un paso atrás y mirar cómo puedes ayudar a la persona deprimida al mismo tiempo manteniendo tu propio sentido de felicidad y realización.

Se paciente. Habla sobre tus preocupaciones y explica los límites que necesitas crear en tu relación. Descubre algo que funcione para ambos.

  1. Ellos pueden fácilmente volverse oprimidos.

El cansancio constante es un efecto colateral común de la depresión. Sólo pasar el día puede ser una experiencia avasalladora y desgastante.

Ellos pueden aparentar estar totalmente bien e inmediatamente después sentirse cansados y no tener energía para nada, incluso aunque hayan dormido bien. Eso puede desembocar en cancelar planes, irse antes de un evento, o decir “no” a cosas. Basta recordar que no se trata de las cosas que tú hagas. Es sólo uno de los efectos colaterales frecuentes de vivir con la enfermedad.

  1. No es sobre ti.

Cuando tienes un ser querido, lidiar con la depresión puede ser difícil, así como entender lo que están pasando, y pensar que su tristeza es un reflejo de tu relación con el otro.

Si ellos necesitan de espacio o distanciarse, no te culpes y descubre cómo puedes hacer las cosas de forma diferente para curarlos. Entiende que la depresión no es sobre ti.

  1. Evita crear ultimatos y exigencias.

Decirle a alguien que terminarás la relación o no le hablarás más si no mejora no va a curarla mágicamente de su enfermedad.

No se volverá repentinamente la persona que quieres que sea sólo porque estás cansado de lidiar con sus problemas. Es una decisión personal la de apartarse de alguien si sus cuestiones se vuelven mucho para ti y tu relación con ella, no seas irrealista y manipulador.

  1. Una persona deprimida no siempre quiere estar sola.

Muchos suponen frecuentemente que las personas con depresión quieren estar solas. Sin embargo, hay ocasiones en que ellos quieren su espacio, pero eso no significa que quieran enfrentar sus miedos completamente solos.

Ofrécete para llevarlos a algún lugar. Pregunta si ellos quieren tomar un café o ir a comer. Sacarlos de su rutina puede significar todo para ellos.

Recuérdales que no tienen que hacer las cosas solos.

  1. Intenta no comparar tus experiencias con las de ellos.

Cuando alguien está pasando por un momento difícil, muchas veces, parece natural compartir con ellos nuestra propias historias para que ellos sepan que tú ya pasaste por algo semejante y puedes empatizar con su lucha.

Cuando dices algo como: “ah sí, esa vez yo estaba muy deprimida…” sólo los hace sentir como si tú estuvieras minimizando su dolor. Expresa empatía, pero no reprimas sus sentimientos.

El mayor recurso que puedes compartir con tu amigo es tu capacidad de escuchar. Eso es todo lo que él realmente necesita.

  1. No hay problema en preguntar sobre sus sentimientos.

¿Cómo se están realmente sintiendo y cómo están lidiando con la depresión?

Los pensamientos suicidas son una ocurrencia humana para las personas deprimidas y no hay problema en preguntarles directamente maneras en que ellos están practicando el cuidado personal y un plan de seguridad en momentos en que su depresión se vuelva muy grande.

Ofrece pasar tiempo con la persona una o dos veces por semana para hacer ejercicio, compras, o salir juntos. Pregunta si puedes cocinar o cenar con ellos y planear una salida.

Una de las partes más difíciles de la depresión es sentirse muy cansado para cocinar comida saludable; para ayudarlos realmente, cocina alimentos que se puedan almacenar para después.

Es importante recordar que la depresión no es algo que se debe considerar vergonzoso y vivirla no vuelve a alguien débil o inadecuado. Ama incondicionalmente a la persona que tiene depresión.

Por Sair da Depressão

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.