Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Los 7 modos de amar a Dios según la mística que alcanzó la felicidad eterna

Gelsomino del Guercio - publicado el 23/05/16

Sumérgete en el recorrido espiritual de santa Beatriz, ¿en qué grado de amor te encuentras?

Siete grados de amor hacia Dios. Siete estados diversos, que manifiestan un vínculo indisoluble con el Señor. Santa Beatriz de Nazaret (1200, Tienen – 1268, Nazaret) los atravesó todos hasta alcanzar la felicidad eterna.

La priora cisterciense siguió este recorrido de ascesis mística que se cuenta en un tratado, recogido en el volumen Los siete modos de amor (Editorial José J. De Olañeta).

A través del recorrido místico de santa Beatriz podemos comprender también nosotros en qué estado de amor nos encontramos.

“Esta santa mujer llegó a la estado de la perfección lo más brevemente posible. A través de siete grados o estados de amor ella logró llegar a su amado”, escribe el autor del libro.

1º grado: Aspirar a la pureza

El primer grado consiste en un gran y ferviente deseo de alcanzar esa libertad, pureza y nobleza del espíritu.

Por eso santa Beatriz deseaba sobretodo pasar sus días en esa pureza de ánimo, para llegar más rápidamente al estado de una vida perfecta.

En este estado la beata estaba preocupada sobre todo de la reflexión sobre el conocimiento de sí, necesaria para observarse con lucidez y comprenderse profundamente a sí misma.

2º grado: Amar sin recompensa

El segundo modo del amor hacia Dios era un estado en que –no por recompensa o una gracia presente o gloria futura, sino simplemente por sí mismos– santa Beatriz servía al Señor con el afecto del corazón y una humilde devoción, sin pensar en lo que había podido recibir a cambio.

3º grado: Caridad y sufrimiento

La venerable mujer deseaba corresponder al obsequio de la caridad con un afecto incondicional. Y para hacer esto dedicó no sólo los afectos interiores sino todas sus fuerzas corporales.

Cuando el cuerpo no daba más de sí por problemas de salud, lo compensaba con un ferviente deseo del corazón.

En este estado, por lo tanto, era atormentada por graves dolores y oprimida por angustias, que no lograban, sin embargo, frenar de ninguna forma el ejercicio de la caridad.

4º estado: Quietud y deseo de amor

El cuarto modo del amor era un estado divertido y quieto en el que el Señor vertía en el corazón de santa Beatriz, “como en un vaso purísimo”, la miel de su amor, sin ninguna añadidura corporal ni espiritual.

En este estado, un fuerte afecto de amor se manifestó con tal vigor que la venerable mujer fue restituida de “naturaleza celestial”, como si el encuentro con Dios estuviera a la puerta.

5º grado: Fuerte agitación

El quinto modo era como una locura de santo deseo y de amor, que reconoció dentro de sí con tanta fuerza que, como una fiera rugiente y salvaje –cuenta el autor– sacudía, injuriosa, toda la morada de su cuerpo.

Y así santa Beatriz enloquecía dentro de la habitación de su corazón, como si quisiera alcanzar con la violencia lo que había estado buscando. En este estado nada interior ni exterior podía permanecer quieto y en reposo.

6º grado: Amor sereno

El sexto grado del amor era el estado de vida sublime en el que recibió en la habitación de su corazón el amor de Dios, como uno que reina con tranquilidad y gobierna con seguridad; y así, sin obstáculos, lo conservó en el centro de su corazón.

En este estado de serenidad santa Beatriz se volvió un punto de referencia para la comunidad de hermanas y su ministerio pastoral alcanzó el nivel más elevado.

7º estado: Hacia la felicidad eterna

Sigue el séptimo grado del amor, es decir, ese inefable deseo de gozar de la felicidad eterna, que ningún idioma puede expresar, y así quien no lo ha sentido no puede aprehenderlo con ningún sentido ni comprenderlo con la inteligencia.

En este estado santa Beatriz saludaba a los ángeles, veneraba a los arcángeles, y sobre todo a los espíritus dignos de honor de los santos serafines, a los que una vez fue asociada en un éxtasis del espíritu y por eso los amaba con especial amor y veneración.

La venerable mujer recorría las moradas santas de los patriarcas y profetas, las filas gloriosas de los apóstoles, de los mártires, cantaba el cántico de amor por Cristo junto a santas vírgenes y glorificaba al Señor omnipotente con cada santa acción de alabanza y gracia.

Tags:
amoreternidadfelicidadsantidadsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.