¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué una campeona de esgrima se “encierra” en un convento de clausura?

© Joaquin l / Flickr / CC
Descanso
Comparte

Tenía éxito, salía por las noches, ganaba campeonatos nacionales, pero seguía preguntándose: “¿Y ahora qué?

Tiene 39 años y lleva en el convento de Lerma (España) 21. Leticia es una burgalesa que tiene una historia especial con Dios. Hoy es Sor María Leticia de Cristo Crucificado, maestra de novicias en Lerma, pero antes de eso fue una chica normal, como todas; una chica con éxito, pero que comenzó a hacerse una pregunta: ¿Y ahora qué? y decidió buscar el amor infinito. Lo ha encontrado.

En Fin de Semana COPE muestra su testimonio. Ella no viene de una familia creyente y fue educada en la libertad. “ Mi padre se declaraba ateo, mi madre iba de vez en cuando a misa (el domingo o funerales) y mi abuela era testigo de Jehová”, explica.

De esos valores que aprendió en la familia llegó al deporte, y allí le fue muy bien: “Fui campeona, descubrí lo que era el éxito, salía por las noches, tenía chicos, pero cuando volvía al hotel después de un campeonato siempre sentía: ¿Y ahora qué? Sentía un abismo bestial. Sentía un vacío que me moría”.

Ella explica que en el deporte se sentía feliz, muy feliz, pero que sin embargo notaba un vacío, sentía que la felicidad completa no era posible. Llegaron incluso a plantearle el prepararse para las Olimpiadas de Atlanta: “Humanamente sientes una gran satisfacción, te hacen creer que eres dios pero…¿y luego qué?”

Un buen día, saliendo de una discoteca se topó de bruces con una Iglesia. Entró y comenzó a rezar: “Sentí que alguien vivía, que no era un cuento. Dios es real, independientemente de nosotros”.

Después de esa experiencia siguió con el deporte y ese vacío, y pensaba en lo ocurrido en la Iglesia. Poco tiempo después su padre tuvo una enfermedad, un cáncer en el riñón y decidió “retar” a Dios: “Si curas a mi padre, te busco de verdad”.

Su padre se curó y realizó una experiencia en el Monasterio de Lerma. Ahí cambió todo, encontró lo que buscaba, conoció a Dios en persona:  “Yo sentía una paz inmensa. Descubrí que no es una teoría, ni una moral”.

“Tenía un chico al que le dije: Lo siento, te dejo pero he encontrado un amor superior a cualquier amor humano”, explica Sor Leticia que ahora vive y se siente “totalmente amada”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.