Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
Santa Inés de Montepulciano
home iconDesde Roma
line break icon

El Papa: el desempleo juvenil es una enfermedad social

Vatican Insider - publicado el 13/05/16

La comunidad internacional «está llamada a encontrar respuestas políticas, sociales y económicos a largo plazo» a la crisis de los prófugos, «cuyas proporciones están creciendo cada día». En cuanto al desempleo juvenil, indicó que se trata de una verdadera «enfermedad social». Lo afirmó el Papa durante la audiencia reservada a bosque participaron en la conferencia internacional promovida (de ayer a mañana en el Vaticano), por la fundación Centesimus Annus Pro Pontifice, sobre el tema «La iniciativa empresarial en la lucha contra la pobreza. La emergencia de los prófugos, nuestro desafío».«En estos días de reflexión y diálogo, han tomado en consideración la contribución de la comunidad de los negocios a la lucha contra la pobreza, con particular referencia a la actual crisis de los prófugos», subrayó Francisco. «Estoy agradecido —indicó—por la prontitud con la cual brindan su competencia y experiencia en los debates sobre estas delicadas cuestiones humanitarias y sobre las obligaciones morales que conllevan. La crisis de los prófugos, cuyas proporciones están creciendo cada día, es una de aquellas a las que me siento más cercano». Y después recordó su reciente visita a Lesbos, en la que fue «testigo de desgarradoras experiencias de sufrimiento humano, en especial de familias y niños. Era mi intención, junto con mis hermanos Ortodoxos, el Patriarca Bartolomé y el Arzobispo Jerónimo, ofrecer al mundo una mayor conciencia de estas ‘escenas de trágica y verdaderamente desesperada necesidad’ y de ‘darles respuesta de una forma digna de nuestra común humanidad’. Más allá del inmediato y práctico aspecto de dar ayuda material a estos nuestros hermanos y hermanas, la comunidad internacional está llamada a encontrar respuestas políticas, sociales y económicas de largo alcance a problemáticas que superan los confines nacionales y continentales e implican a toda la familia humana».La lucha contra la pobreza, prosiguió Papa Bergoglio, «no es sólo un problema económico, sino ante todo un problema moral, que apela a una solidaridad global y al desarrollo de un enfoque más justo, relacionado con las necesidades y anhelos de los individuos y de los pueblos en todo el mundo». Y recordó lo que afirmó san Juan Pablo II, es decir que «la actividad económica no puede ser llevada por un vacío institucional o político, sino que posee un esencial componente ético. Y, además, tiene que ponerse siempre al servicio de la persona humana y del bien común. Una visión económica exclusivamente orientada a la utilidad y al bienestar material es (como la experiencia cotidiana nos muestra) incapaz de contribuir en modo positivo a una globalización que favorezca el desarrollo integral de los pueblos en el mundo, una justa distribución de los recursos, la garantía del trabajo digno y el crecimiento de la iniciativa privada y de las empresas locales. Una economía de la exclusión y de la injusticia ha llevado a un mayor número de desheredados y de personas descartadas como improductivas e inútiles».Los efectos se perciben también en las sociedades más desarrolladas, recordó el Papa, en las que « l crecimiento en porcentaje de la pobreza y el decaimiento social representan una seria amenaza para las familias, para la clase media que se contrae y, en modo particular, para los jóvenes. Las tazas de desempleo juvenil son un escándalo que no solo necesita ser afrontado sobre todo en términos económicos, sino que debe ser afrontado también, y no menos urgentemente, como una enfermedad social, desde el momento que a nuestra juventud le es robada la esperanza y son desperdiciados sus grandes recursos de energía, de creatividad y de intuición».Francisco concluyó su discurso expresando la esperanza de que la conferencia de la fundación Centesimus Annus, que nació en 1993, «pueda contribuir a generar nuevos modelos de progreso económico más directamente orientados al bien común, a la inclusión y al desarrollo integral, al incremento del trabajo y a la inversión en los recursos humanos. El Concilio Vaticano II ha justamente subrayado que, para los cristianos, la actividad económica, financiera y de los negocios no puede estar separada del deber de luchar por el perfeccionamiento del orden temporal en conformidad con los valores del Reino de Dios. Su vocación es de hecho una vocación al servicio de la dignidad humana y de la construcción de un mundo de auténtica solidaridad. Iluminados e inspirados por el Evangelio, y mediante una fructífera cooperación con las Iglesias locales y sus Pastores, así como con otros creyentes y hombres y mujeres de buena voluntad, pueda su trabajo contribuir siempre al crecimiento de aquella civilización del amor que abraza a la entera familia humana en la justicia y en la paz»  

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
2
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
3
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.