Aleteia

Papa Francisco responde a teólogo Hans Küng sobre la infalibilidad

Comparte

ABC sobre la infalibilidad del Pontífice definida por el Concilio Vaticano I

El 9 de marzo en la prensa internacional se publicó una carta del teólogo suizo Hans Küng en la cual invitaba al papa Francisco a abrir un debate sobre el dogma de la infalibilidad del Sucesor de Pedro.

Sin embargo, ¿qué significa que el Romano Pontífice no se equivoca y que lo que dice es irreformable, a no ser que sea voluntad de Dios?

“Me ha respondido con una carta fraternal, no ha puesto límites a la discusión sobre el dogma”, reveló Küng. La carta que tiene fecha del 20 de marzo llegó a manos del teólogo a través de la nunciatura apostólica de Berlín después de Pascua.

El teólogo también elogió la reciente exhortación, Amoris laetitia, que declara en la introducción: “no todos los debates doctrinales, morales o pastorales deben ser resueltos con intervenciones magisteriales”.

Entretanto, subrayó el gesto del Papa y «el carácter fraternal de su carta -en español- mediante el uso del encabezamiento en cursiva y en alemán “lieber Mitbruder” (“querido hermano”)».

En el comunicado enviado a varios medios, entre otros El País, explica que la exhortación se posiciona contra «una fría moral de gabinete».

Küng rechazó publicar la carta completa solicitada por el periódico National Catholic Reporter debido a una «prudencia» que le debe al Papa.

El también profesor emérito de teología ecuménica en la Universidad de Tübingen, en Alemania, ha dado ha conocer los puntos más importantes del intercambio:

“Que el papa Francisco me respondiera y que no me dejara con mi llamamiento, por decirlo de alguna manera, suspendido en el vacío”, constató.

“Que fuera él mismo quien respondiera, y no su secretario privado o el cardenal secretario de Estado”.

Asimismo, “que haya leído con atención mi llamamiento, cuya traducción española le adjuntaba”.

“Que –prosiguió- valorara altamente las reflexiones que me habían conducido a publicar el volumen 5 [de mis obras completas], dedicado a la infalibilidad, en el que propongo debatir teológicamente las diferentes cuestiones en torno a este dogma a la luz de la sagrada Escritura y de la Tradición”.

Küng considera que la Iglesia del siglo XXI, semper reformanda, puede profundizar “en un diálogo constructivo con la ecúmene y la sociedad postmoderna”.

“Estoy convencido de que, por fin, también el dogma de la infalibilidad, una cuestión fundamental y decisiva de la Iglesia católica, se podrá debatir con espíritu libre, abierto y alejado de todo prejuicio”.

ABC sobre qué es la infalibilidad del Papa

A continuación, presentamos algunas claves de lectura sobre la infalibilidad.

La cuestión principal: ¿Qué significa que el Romano Pontífice no se equivoca y que lo que dice es irreformable, a no ser que sea voluntad de Dios?, como reza la doctrina católica.

La infalibilidad del Papa no es una garantía de algún poder temporal, sino una garantía de dogma. De acuerdo con la enseñanza de la Iglesia.

La posición de la Iglesia

El Papa Benedicto XVI saluda
© CPP
Papa Benedicto XVI. La infalibilidad no se aplica cuando el Papa expresa una opinión personal

La infalibilidad del Papa es una garantía de dogma, es decir la doctrina de Dios revelada por Jesucristo a los hombres y testificada por la Iglesia. De acuerdo con la promesa de Jesús a san Pedro, el Vicario de Cristo en la tierra no se equivoca en la fe y la moral.

¿Cómo se define la infalibilidad?

El Papa es infalible cuando define como maestro y pastor (ex cathedra) los principios de la fe y las costumbres de la Iglesia. Ex cathedra significa que el Papa como Sucesor de Pedro tiene la potestad de enseñar a la Iglesia.

Los concilios ecuménicos han marcado la historia del catolicismo

pio_ix
Papa Pio IX. El Concilio Vaticano I, en 1870 proclamó que el Papa era infalible. Sin embargo, las enseñanzas normales del Papa no se consideran infalibles.

La infalibilidad se ejerce sobre todo cuando el Papa y los obispos se reúnen en el concilio ecuménico, lo cual ha marcado algunas distancias con los ortodoxos.

De hecho, la organización de la doctrina de la Iglesia ha sido un proceso intenso, riguroso y en tiempos determinados. Desde el primer siglo hasta hoy, la Iglesia ha convocado 22 concilios ecuménicos.

El Concilio Vaticano I definió la infalibilidad papal

En este sentido, el Concilio Vaticano I define el dogma de la infalibilidad pontificia en la Constitución Dogmática sobre la Iglesia de Cristo, Pastor Aeternus (Cuarta sesión del Concilio, 18 de julio de 1870).

El Concilio Vaticano II pone de relieve la colegialidad de los obispos

Sucesivamente, el Concilio Vaticano II (1962-1965) pone de relieve su complemento: la colegialidad de los obispos.

Pope Francis Sitting - Chiar - Thinking
La infalibilidad no es una garantía de algún poder temporal, sino una garantía de dogma.

La Iglesia sostiene que en un contexto de apertura explícita hacia el mundo y en la búsqueda de profundizar la teología eclesial inspirada en las raíces de la fe, suscribe la Constitución dogmática Lumen Gentium (21 de noviembre de 1964).

En esa Constitución, la Iglesia reitera las definiciones del Concilio Vaticano I sobre el poder del Papa y las complementa con la colegialidad de los obispos.

La Iglesia, la infalibilidad y los fieles…

Por ello, la posición de la Iglesia es que los católicos, asimismo, reconocen con reverencia el magisterio del Papa y respetan con sentido religioso su parecer como “cabeza visible” de la Iglesia de Cristo, aun “cuando no habla ex cathedra”.

Para concluir, el dogma de la infalibilidad sustenta además que desde san Pedro hasta Benedicto XVI y Francisco, la continuidad apostólica ha sido plenamente salvaguardada en la Iglesia.

Al mismo tiempo desde una visión histórica y pragmática, el papado es la más antigua institución global.

La infalibilidad aclarada por Benedicto XVI 

La infalibilidad está lejos de la idea de un papa soberano cuyo pensamiento y voluntad son la ley. “Eso es erróneo”, había explicado el papa Benedicto XVI en el libro entrevista, Luz del Mundo (2010).

«En determinadas circunstancias», el papa puede tomar decisiones vinculantes…por las cuales queda claro cuál es la fe de la Iglesia y cuál no lo es”.

Pero aclara el papa emérito: «Lo que no significa que el papa pueda producir permanentemente afirmaciones «infalibles».

De hecho, confirma: «Sólo cuando se dan determinadas condiciones, cuando la tradición ha sido aclarada y sabe que no actúa de forma arbitraria puede el papa decir: ésta es la fe de la Iglesia, y una negativa al respecto no es la fe de la Iglesia”.


Leer también: La infalibilidad del Papa: ¿todavía se cree en ella?

Más recursos:

  1. Documentos del Concilio Vaticano II 
  2. Juan Pablo II, La asistencia divina en el magisterio del sucesor de Pedro,       Audiencia General (Miércoles 17 de marzo de 1993).
  3. Pablo VI, Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium. Roma, en San Pedro, 21 de noviembre de 1964.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.