Aleteia

Bomberos de Quito: ¡Gracias héroes!

Comparte

Rescataron a 99 personas tras el terremoto y le devolvieron esperanza a Ecuador

Comandados por Eber Arroyo, los Bomberos de Quito representaron la imagen de la esperanza en Ecuador con su labor de encontrar vida entre los escombros tras el terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter que dejó más de 600 muertos, además de miles de heridos y damnificados.

Desde el pasado sábado 16 de abril, cuando se produjo la calamidad, estos héroes han trabajado de forma incansable en una carrera contrarreloj.

En total, este Cuerpo integrado por 227 miembros, pudo rescatar a 99 personas, de las cuales 98 pertenece a la localidad ecuatoriana de Manta y una a Pedernales.

“Las vidas recuperadas no tienen precio”, sostuvo el bombero Juan Carlos Ganchala en declaraciones reproducidas por El Comercio de Ecuador.

Uno de los rescates más simbólicos se dio en la zona de Tarqui, donde se llevó un complejo procedimiento para salvar a tres personas atrapadas debajo de los escombros.

Los pudieron rescatar por una rendija que se había abierto en un techo. Entre ellos se encontraba “Don Segundo”, un hombre que fue rescatado luego de 32 horas de ocurrido el terremoto.

Ese mismo día, los Bomberos de Quito rescataron a otras dos personas en el Distrito Metropolitano.

Escenas duras

“Les pido perdón a los que no pudimos rescatar, debimos haber soportado más», expresó Arroyo a través de las redes sociales.

Es que a pesar de haber sido reconocidos como héroes, estos bomberos han trabajado con sensaciones encontradas y algunas escenas que les tocó presenciar fueron duras.

Por ejemplo, en la localidad de Tarqui, una imagen conmovedora fue ver a un hijo que permaneció hasta último momento al pie de los escombros de una edificación para recuperar el cuerpo de su padre, un vendedor de camarones. Este fue uno de los 164 fallecidos encontrados por los Bomberos de Quito, cuenta la crónica de El Comercio.

Por su parte, Héctor Jacho, al frente del grupo que fue a Pedernales, tiene muy presente la imagen de decenas de niños sobre el pasto del estadio de la localidad.

“Los pequeños tenían aún una vida por delante (…) Ya no me quiero acordar”, relató.

Otro de los bomberos que contó su labor de búsqueda fue Jorge Montanero, quien también se lamentó al recordar que en una casa solo encontraron a fallecidos. El bombero también expresó que es un tema complejo de explicar.

“No es una capacitación muy sencilla (la que reciben). Mi personal estaba preparado para ello, pero igual sienten esa frustración de no poder haber hecho más”, contó a El Comercio.

La provincia de levantará

“Tratamos de ayudar a los hermanos con oraciones y con mucha fe. La voluntad de Dios permite muchas cosas. Ha sido un golpe duro para este pueblo manabita. Soy italiano, pero un ecuatoriano más que ha llegado a querer este país”, expresó Lorenzo Voltolini, arzobispo de Portoviejo, en declaraciones reproducidas por El Comercio.

“Tengo toda la fe puesta en que esta provincia se levantará”, prosiguió.

Voltolini dio su testimonio sobre lo que lo tocó vivir tras el terremoto en la zona de Manabí. “La vida tiene estas cosas y estas pruebas difíciles de entender. Pero hay que seguir… Levantarnos”, sostuvo.

“La pujanza de la gente será un ejemplo para el mundo entero. Ya vemos que la solidaridad ha sido increíble; de todo el mundo y de todas las ciudades del Ecuador ha salido gente solidaria. El desfile de autos con muchas cosas ha demostrado que aún hay esperanzas y un sinfín de ganas para salir adelante”, concluyó.

En ese sentido, en línea con la esperanza que expresa Voltolini, tanto los  Bomberos de Quito como tantos otros rescatistas fueron claves para fortalecer la esperanza de otros y  darles ánimo para levantarse. Por todo ello merecen reconocimiento.

¡Gracias héroes!

“Gracias héroes por el trabajo que hicieron para el país y que Dios les bendiga siempre y les de fortaleza para seguir adelante. Un héroe es aquel que hace más de lo que puede”, rezaba un cartel que portaban dos jóvenes ecuatorianas durante el recibimiento a los Bomberos de Quito el pasado sábado cuando regresaban a la capital.

Fueron miles quienes se encargaron de darles esa bienvenida con “chorros de agua, vivas y aplausos a esas personas que durante toda una semana trabajaron en la zona de Manabí”, informó El Universo de Ecuador.

También se podían apreciar otras expresiones como: “Bienvenidos caballeros de fuego. Mil gracias”.

Algunos de los presentes se encargaron de trasladar su gratitud. “Han hecho una labor humanitaria y hay que reconocerlos por ayudar a tanta gente», indicó una mujer.

La tarea continúa

Estas son tan solo algunos de los testimonios de estos héroes que con sensaciones encontradas fueron los que por varios días le devolvieron la esperanza a un país golpeado.

De todos modos, al momento que los comandados por Arroyo arribaban desde el lugar de los rescates la tarea no se detenía y esos voluntarios del municipio de Quito fueron relevados por otros ciudadanos que durante esos días viajaron hacia Manta.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.