Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Daredevil, 2ª temporada: Las tres caras del héroe

Tonio L. Alarcón - publicado el 19/03/16

En esta nueva tanda de capítulos, se ha querido enfrentar a Matt Murdock a las consecuencias de su propia figura superheroica

Lo que Frank Miller entendió mejor que nadie respecto a Daredevil –incluso mejor que Roger McKenzie, el guionista que le precedió en la colección regular de Marvel Comics, y que es quien le dio el giro oscuro, a pie de calle, que él remató definitivamente– es que, para superar su naturaleza de imitación colorista de Batman, necesitaba una buena inyección de gravedad, de dramatismo.

Fue él quien le dio a Matt Murdock su personalidad definitiva, convirtiéndole en un ser torturado, moralmente dividido, de tendencias violentas y comportamiento casi masoquista. Un héroe siempre al límite, asomado –sin perder, eso sí, el equilibrio– al abismo de la villanía. Algo que el creador de Daredevil para Netflix, Drew Goddard –así como su sustituto como showrunner de la primera temporada, Steven S. DeKnight–, supo entender y reflejar a la perfección, de la misma manera que también captó la necesidad de enfrentarlo a una némesis, en este caso Wilson Fisk (Vincent D’Onofrio), que le devolviera una imagen prácticamente especular de sus demonios interiores.

De ahí que los showrunners de la temporada que acaba de estrenar Netflix, Doug Petrie y Marco Ramirez, hayan optado por darle un giro al concepto de la serie, poniendo a Murdock/Daredevil (Charlie Cox) frente a las consecuencias de su propia figura superheroica. Porque el Frank Castle que interpreta Jon Bernthal es también una relectura extrema, radical, de su propia e incontrolable sed de justicia, sólo que sin un código ético ni un cuestionamiento moral desde sus creencias religiosas que refrenen sus impulsos primarios más puros.

Unas tendencias naturales que, al menos sobre el papel, deberían proyectarse sobre el segundo gran (co)protagonista de la temporada, Elektra (Élodie Yung), concebida por Petrie y Ramirez como el Yang del Ying que supone, al menos de momento, Karen Page (Deborah Ann Woll): es decir, el lado más agresivo y más inconsciente del héroe respecto a su cara altruista, sacrificada.

Si esta tanda de capítulos resulta todavía más desequilibrada que la anterior –que no carecía precisamente de problemas de ritmo interno– es, precisamente, por el radical contraste que provoca que esa división estructural entre las tramas de Castle y Elektra provoca una profunda descompensación de interés.

No sólo porque, a diferencia de la muy mediocre Yung, Bernthal sea un auténtico animal escénico, que absorbe (y transmite) energía de todas las escenas que participa. Sino también porque, a diferencia de la estatura mítica que saben darle al “Castigador”, los responsables de Daredevil no acaban de captar el trasfondo sádico, perverso, de la Elektra que creara Miller en los cómics originales: más allá de (tímidos) guiños a Tarantino, a los responsables de Daredevil parece darles miedo enfangarse con una violencia más incómoda, más provocadora, y prefieren jugar sobre seguro.

Y no será porque la temporada ahorre arranques violentos: más allá de toda la acción ninja que trae consigo Elektra, y los momentos gore que provocan los muy radicales métodos de Castle, el protagonista de la serie sigue inmiscuyéndose en elaboradas set pieces de acción inspiradas en el cine de artes marciales de Gareth Evans –atención, sin ir más lejos, a la pelea contra una banda de moteros a lo largo de un pasillo y unas escaleras, algo así como una ampliación/mejora del famoso enfrentamiento en plano secuencia de la primera temporada–, que salpican una ficción que, aun así, se apoya más en los diálogos y en el desarrollo de personajes que en la pura y dura violencia.

Tags:
cineserie tv
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.