Aleteia

Riesgos, accidentes, enfermedades, … Así trabajan los niños en Perú

Comparte

ONU advierte incremento de explotación sexual de niñas en zonas mineras

Solamente a partir de los 14 años, y en un horario máximo de seis horas al día, está permitido que los niños y niñas trabajen en el Perú. Ellos deben percibir el sueldo mínimo.

En ningún caso los menores deben realizar labores de alto riesgo en minas, fábricas de carbón o de ladrillos, como comprobó que lo hacían la estrella de la saga Rápido y Furioso Michelle Rodríguez durante su visita al país en 2015, cuando participaba de la producción de un documental emprendido por Red Nose Day para erradicar el trabajo infantil en el país.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=ayGCF8aduBE&w=560&h=315]

Los vertederos de basura, las faenas forestales, el servicio doméstico, son algunos espacios donde la niñez peruana es explotada.

Incluso los infantes son forzados a participar en actividades ilícitas como el cultivo de la hoja de coca y el tráfico de drogas, según revela un informe presentado en el mes de febrero por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Incremento de trata de personas

Durante su último período de sesiones en Ginebra, el Comité de Derechos Humanos de la ONU observó el incumplimiento del protocolo opcional a la Convención de los Derechos del Niño con relación a la venta de niños y la prostitución infantil.

“La explotación de niñas para el comercio sexual, en especial en zonas mineras de Perú, se ha extendido” en relación a otros países de la región, precisa el documento.

El informe revela que en el país se han enquistado un gran número de redes organizadas de tráfico de órganos.

Los expertos expresaron también en el informe su preocupación por el impacto de los proyectos mineros e hidroeléctricos en las condiciones de vida de los niños y sus familias en las zonas donde estás actividades económicas se desarrollan.

Niños trabajadores afrontan alto riesgo

En Perú uno de cada cuatro niños trabaja. Del total de 1. 659 millones de niños trabajadores el 58.7% se encuentran en zonas rurales.

¿Cómo se supervisan las condiciones de trabajo de los niños que están en edad de realizarlo?

Según la legislación vigente, los municipios son los encargados de llevar un registro del trabajo formal que realizan los menores. Sin embargo son muy pocas las dependencias que cuentan con dicho registro.

Las cifras del informe elaborado en 2011 por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) revelan que más del 50% de menores que trabajan lo hacen en condiciones deplorables.

Indica el estudio que en las ciudades de Arequipa, Chiclayo, Huaraz, Huamanga, Ica, Trujillo, Tumbes e inclusive Lima, no se efectúa una adecuada fiscalización.

Escuelas desiertas

El 14% de los niños y adolescentes entre 7 y 19 años no han concluido sus estudios y no están matriculados en ninguna entidad educativa.

En el país existen 200.000 niños que trabajan en las calles dejando en muchos casos las aulas desiertas.

Expuestos a una serie de riesgos, accidentes, enfermedades, contaminación al término de cada jornada,… es muy poco lo que logran aportar a la canasta familiar.

Especialistas afirman que los niños que trabajan a temprana edad, sufren por más de tres años retraso escolar. Hasta el momento se ha logrado reinsertar a la escuela a 700 menores que trabajaban en las calles.

Medidas urgentes

Desde los sectores pertinentes el Gobierno busca rescatar a 5.400 niños y adolescentes que trabajan en las calles.

Por otro lado se ha dispuesto la implementación de defensores públicos en las calles de Lima, para que intervengan en favor de los niños trabajadores.

En esta misma línea, el gobierno del Perú sigue impulsando políticas para erradicar el trabajo infantil, sin embargo lo más importante es cambiar la actitud de las personas que consideran como algo intrascendente el aumento del trabajo en los niños.

Luego de la experiencia vivida por la actriz estadounidense Michelle Rodríguez en Perú, al término de la grabación del documental, la también figura de Resident Evil aseguró que no le gustaría volver a regresar a la ladrillera que visitó. “Estos niños no pertenecen aquí”, expresó.

Anunció que se ha creado un proyecto que busca que niños dejen de trabajar y por el contrario se dediquen a estudiar.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.