Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 25 junio |
Santo Domingo Henares
home iconDesde Roma
line break icon

Cómo escuchar al Papa Francisco

Mons. Mario De Gasperín Gasperín - publicado el 05/02/16

No va con los políticos, ni va con los llamados intelectuales, ni va con los empresarios, ni va con los banqueros, sino con el pueblo sencillo

Lo que nos diga el Papa Francisco será de importancia capital para nosotros los católicos. Habrá que aguzar los oídos para captar su sentido, meterlo en el corazón y traducirlo en acciones. Si no es así, será inútil su venida. Porque el Papa no viene a lucirse, ni a complacer a nadie, sino a ayudarnos a todos a ser mejores. Así de sencillo.

Los comunicadores saben -y ojalá nosotros también-, que entre el emisor del mensaje y el receptor suelen meterse ciertos ruidos que oscurecen los contenidos y entorpecen los sentidos, para hacer que el mensaje llegue diluido y hasta deformado. En esto son maestros los profesionistas de los medios de comunicación. Basta pensar que todos sirven a intereses particulares, a los patrocinadores que pagan, y a los dueños del poder, que les permiten trabajar. No hay mensaje que llegue limpio de polvo y paja a su hogar, esté usted seguro.

La variedad de los medios alivia un poco el problema si somos capaces de seleccionar las mejores opciones. Ojalá escojamos a los relatores cualificados, conocedores de la doctrina católica y gente de fe y vida cristiana. Porque recibir mensajes distorsionados es lo cotidiano, cuando de noticias religiosas se trata. Por malicia o por ignorancia. Infórmese y verá que de la nota religiosa, menos si es católica, nadie espera obtener de su director las ocho columnas.

Otra cosa que hay que tener presente es que el Papa Francisco habla no sólo con las palabras sino también, y quizá principalmente, con gestos. Con las acciones. Un abrazo caluroso a un hermano discapacitado, la visita a la cárcel o a la frontera, dicen más que largos discursos o exhortaciones. Pero se necesita quien los entienda o quiera entenderlos. La realidad –nos ha enseñado–, está sobre la idea. El Papa es hombre de ideas, pero más de acciones. Es preciso que descubramos el sentido de sus gestos, comenzando por los lugares que va a visitar.

No va con los políticos, ni va con los llamados intelectuales, ni va con los empresarios, ni va con los banqueros, sino con el pueblo sencillo, creyente, sacrificado, peregrino, lastimado, violentado, que se confiesa pecador y hace penitencia, que reza el padrenuestros y visita a la Guadalupana. El Papa viene a ver y animar al pueblo católico creyente, al que no se avergüenza de su fe y que ha sufrido, padecido y sigue padeciendo por ella. Sabe que allí está la esperanza de México porque allí sufre Dios.

Es imposible imaginarse cómo la gente de salón, de grandes escenarios, de cenas en restaurantes de lujo, acostumbrados a los títulos y a las zalamerías de súbditos y admiradores, puede comprender el mensaje del “hijo de José” en la sinagoga de Nazaret, y verlo ahora no sólo predicando sino presente en el Sucesor de Pedro, que se autonombró como el proverello de Asís, Francisco.

Pero hay tres elementos que están en favor del pueblo sencillo y creyente, que nos vuelven optimistas: Que el Papa Francisco conoce bien ese medio manipulador y artificioso que suelen crear los medios, y que tiene la sabiduría y astucia necesarias para superarlos. Segundo, que el pueblo que buscará escucharlo es de fe sencilla, pero tiene la intuición y sabiduría natural que le viene del contacto diario con la vida real, no con la artificial de los especuladores o engañadores de oficio. Sabe quién le habla con la verdad. Y, en todo esto, está la acción del Espíritu Santo que da al creyente la sabiduría espiritual capaz de distinguir el trigo de la cizaña. Hay esperanza.

Tags:
mexicopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
5
Meg Hunter-Kilmer
El sacerdote que dejaba a los pecadores más endurecidos llorando ...
6
SPIRITISM
Luis Santamaría
Venezuela: preocupación ante un encuentro de santería que cuenta ...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.