Aleteia

Aprende a compartir y aliviar el dolor

© Jaybird CC
https://www.flickr.com/photos/jstar/409405305
Comparte

Si salgo de mí mismo y acojo al que sufre, entonces todo será distinto

https://www.youtube.com/watch?v=AyInqn_Hw_E

Me gustaría ser un sanador herido. Un médico que alivie el dolor del que sufre en el alma. Son tantos los que padecen… El sufrimiento de los que sufren tiene que despertar nuestra compasión. Jesús siempre se compadeció.

El otro día leía: “Jesús no es un místico en busca de armonía personal. Es el sufrimiento de la gente lo que le hace sufrir: la brutalidad de los romanos, la opresión que ahoga a los campesinos, la crisis religiosa de su pueblo, la adulteración de la Alianza”[1].

Jesús sufre con el que sufre, y calma el dolor del sufrimiento y actúa: “Su actividad está propiamente orientada a aliviar el sufrimiento de quienes encuentra agobiados por el mal y excluidos de una vida sana. Es más determinante en su actuación eliminar el sufrimiento que denunciar los diversos pecados de las gentes”[2].

Aliviar el dolor del que sufre, creo que es lo más importante que podemos hacer en nuestra vida. Me gustaría aliviar el dolor de los hombres.

Si me apego a mis egoísmos y vivo centrado en mis propios sufrimientos, no seré capaz de ver al que sufre a la vera del camino. Si salgo de mí mismo y acojo al que sufre, entonces todo será distinto.

 

[1] José Antonio Pagola, Jesús, aproximación histórica

[2] José Antonio Pagola, Jesús, aproximación histórica

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.